Miércoles, 30 de Abril de 2008

"No tenemos mesa. Cada día ocupamos un lugar distinto"

Mercedes Herrero. Trabajadora de Indra. "La multinacional estrena un edificio que implica una forma de trabajo distinta"

GLORIA AYUSO ·30/04/2008 - 23:25h

Indra, la principal multinacional española dedicada a Tecnologías de la Información, inauguró hace un año nueva sede en la avenida Diagonal de Barcelona. Mercedes Herrero, que a sus 26 primaveras hace dos años que trabaja en la compañía, se sorprendió al entrar en él. "No tenemos mesa propia. Cada día ocupamos un lugar distinto. No tenemos cajones ni utilizamos un solo papel. Todo está informatizado. Al irnos, no podemos dejar nada", explica. De lo contrario, la brigada de limpieza tiene órdenes de llevárselo.

El edificio es sólo una muestra de otra forma de trabajar que conlleva "un cambio de mentalidad", considera Herrero. El ahorro de material y de espacios es uno de los objetivos. El otro, que el trabajador puede producir allí donde esté, y no sólo en la oficina. Es uno de los puntos principales para aplicar la flexibilidad laboral, no sólo en horarios sino también en espacios.

El portátil del trabajador es en realidad su escritorio. Si ocupa una mesa en el trabajo, lo conecta al ordenador que encuentra y allí le aparece todo lo necesario. La empresa también pone a disposición de los trabajadores varias salas de reuniones para trabajar conjuntamente. Tienen distinto mobiliario, según se trate para una reunión distendida, otra que merece plena concentración o para descansar un rato.

"Nos costó acostumbrarnos. Pero así se trabaja más a gusto, no se amontonan los papeles", considera Herrero. La joven empezó en el departamento de Recursos Humanos. Pero pronto vio que eso no era lo suyo. La empresa le dio la oportunidad de sumarse a uno de los nuevos proyectos: Vender e instalar a otras empresas el programa de negocios SAP. Este puesto le obliga a viajar.

Hace una semana estuvo en República Dominicana, instalando el software en un hotel. Y la semana que viene irá a Mexico. "Trabajamos mucho, bajo presión, porque el proyecto se debe entregar antes de una fecha determinada", comenta. Pero su empleo le permite "aprender muchísimo y descubrir nuevos lugares". Compañerismo

"Estoy muy bien en la empresa. Es muy grande y moderna, hay muchas posibilidades, creo que tengo mucho futuro por delante". Herrero valora que la compañía cuenta con una plantilla muy joven y que existe mucho compañerismo. En su opinión, es importante coincidir en edad con los compañeros, ya que de esta manera se comparten las mismas inquietudes. Al salir del trabajo, se van a comer juntos o salen el fin de semana.