Miércoles, 30 de Abril de 2008

España, punto de tránsito de terroristas para EEUU

En su informe anual sobre terrorismo señala a nuestro país como base logística degrupos islamistas y dice que Al Qaeda tiene tanta fuerza otra vez como antes de los atentados del 11-S

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·30/04/2008 - 18:17h

Supuestos islamistas arrestados en Rabat en relación con el envío de muyahidines a Irak. AFP

España es un "importante punto de tránsito y una base logística para las organizaciones terroristas" islámicas que operan en Europa Occidental, según el informe anual sobre terrorismo del Departamento de Estado de EEUU que salió hoy a la luz. Dicho documento afirma que "el Gobierno de España y sus ciudadanos están preocupados porque su país ha sido y sigue siendo un objetivo principal del extremismo islámico y de actos de terrorismo internacional".

Cuatro años después de los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, el Gobierno de España mantiene un estado elevado de alerta, explica el informe, que puntualiza que este país "coopera estrechamente con Estados Unidos para investigar y juzgar actos de terrorismo e impedir atentados futuros". El documento alerta de que la situación geográfica española, su numerosa población originaria del Magreb y la facilidad de desplazarse a otros países europeos "convierte a España en un cruce estratégico para los grupos terroristas internacionales y un lugar de ensayo importante para los extremistas norteafricanos de camino a Irak para unirse a la insurgencia".

El Gobierno español, agrega, "teme que terroristas experimentados puedan regresar pronto a España" y a este respecto los medios españoles informaron en julio de que el grupo iraquí Ansar al Islam había establecido una célula de reclutamiento en Catalunya. A lo largo de 2007, España hizo frente de modo enérgico a quienes intentaban reclutar terroristas y detuvo a 47 sospechosos de terrorismo. En total, tiene encarcelados a 139 personas por este tipo de actividades, bien condenados o a la espera de juicio.

El informe hace mención específica al juicio de los 29 sospechosos de participación en los atentados del 11-M, de los que 21 fueron declarados culpables.

No obstante, el informe elogia el modo en que el Gobierno, sus departamentos y los jueces españoles "se unieron para llevar a cabo una investigación y un juicio profundo y exhaustivo en una cuestión de la máxima importancia política y de seguridad nacional". Todo el proceso se desarrolló de manera "abierta, transparente y pública pese a las emotivas circunstancias de los atentados y las elevadas tensiones políticas y polémicas que rodearon la situación posterior", declara.

ETA y la colaboración francesa 

El informe también alude a las actividades del grupo terrorista ETA y recuerda el atentado de Barajas el 30 de diciembre de 2006 que mató a dos personas, antes de que la organización declarara el final del alto el fuego el 6 de junio. La "buena actuación policial" permitió a las fuerzas de seguridad neutralizar una serie de posibles atentados de grandes dimensiones, pero la organización terrorista pudo perpetrar una serie de atentados más pequeños.

España "ha colaborado con éxito con los Gobiernos de Francia y de Portugal para presionar a ETA por todas partes y limitar su espacio de maniobra", explica el Departamento de Estado. En diciembre pasado, puntualiza, las fuerzas de seguridad tenían bajo custodia a 122 supuestos miembros de ETA, entre ellos 76 en España, 40 en Francia y seis en otros países.

Al Qaeda siguen siendo los malos

Ese mismo informe indica que Al Qaeda es aún la principal amenaza terrorista para EEUU y sus aliados y ha logrado recuperar parte de la capacidad que tenía antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001. El documento dice que a lo largo del año pasado más de 22.000 personas fueron asesinadas por terroristas en todo el mundo, un 8 % más que en 2006, aunque la cifra de atentados se redujo.

"Numerosos activistas de alto rango de Al Qaeda han sido capturados o han muerto, pero los líderes de Al Qaeda siguen planeando atentados y cultivando conexiones operativas más fuertes que irradian desde Pakistán a afiliados en Oriente Medio, el Magreb y Europa", explica el informe. En Afganistán, el movimiento talibán y otros grupos insurgentes, algunos con vínculos con Al Qaeda, "continuaron su amenaza al país". El número de atentados perpetrados en el país centroasiático creció un 16 por ciento el año pasado, según las cifras facilitadas por el Departamento de Estado.

El informe incluye, como en años anteriores, a Cuba, Irán, Corea del Norte y Sudán en la lista de países patrocinadores del terrorismo. De todos ellos, Irán "sigue siendo el más significativo" y su capacidad de perpetrar acciones terroristas en el exterior es "un elemento críticamente importante de la estrategia de seguridad nacional iraní", expone el Departamento de Estado. Hizbulá, el grupo chií libanés que EEUU considera como una organización terrorista, es "clave para la estrategia terrorista iraní" y cuenta también con el apoyo de Siria, agrega. La actividad terrorista que proviene de los territorios palestinos también representa una causa de preocupación, asegura el informe.

En América, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) representan también otra tendencia, "los crecientes lazos entre el terrorismo y otras actividades delictivas". Las FARC, que retienen a centenares de rehenes, entre ellos tres estadounidenses, recaudan "más de 60 millones de dólares anuales, según se calcula, gracias al tráfico de drogas", explica.

El informe enumera entre los logros de la lucha contra el terrorismo la captura de terroristas clave en Pakistán, Etiopía, Irak y Filipinas, y afirma que se ha creado "un clima operativo menos permisivo para los terroristas, manteniendo a sus líderes ocultos o a la fuga, y degradando su capacidad de planear y ejecutar atentados".