Miércoles, 30 de Abril de 2008

La Casa Sefarad-Israel recuerda a los niños judíos asesinados en el Holocausto

EFE ·30/04/2008 - 19:42h

EFE - Detalle de algunas de las fotografías que se muestran en la exposición "No es juego de niños. Niños del Holocausto", inaugurada hoy en Valladolid y que refleja la vulnerabilidad y el sufrimiento de los niños judios en la época nazi.

La dignificación y la memoria del millón y medio de niños asesinados durante el Holocausto en la alemania nazi de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) subyace en la exposición "No es juego de niños", promovida por la Casa Sefarad-Israel e inaugurada hoy en Valladolid.

Diecisiete paneles con información gráfica y literaria documentan las vicisitudes de los niños hebreos durante la Alemania del primer tercio del siglo XX, desde el ascenso nazi al poder (1933) hasta la finalización de la contienda mundial (1945), con citas intercaladas de escritores y pensadores judíos como Primo Levi y Hannah Arendt.

"Es la memoria de una infancia arrebatada", ha dicho a los periodistas Carmen Sáez, responsable de Comunicación de la Casa Sefarad-Israel, un consorcio institucional creado en 2006 entre el Ministerio de Asuntos Exteriores, la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid.

La vida cotidiana en guetos como los de Varsovia (Polonia) y campos de extermino como los de Auschwitz-Bikernau relata en imágenes la exposición, inaugurada en Valladolid dos fechas antes de la conmemoración del Iom Ha-Shoá o Día del Holocausto (2 de mayo).

Sáez ha recordado que de los seis millones de sionistas asesinados por los nazis, 1,5 millones eran niños que perecieron en los guetos hacinados, por falta de comida y en condiciones infrahumanas, cuando no eran fusilados o gaseados por su escasa utilidad para la ejecución de los trabajos forzados a los que eran sometidos sus progenitores.

En otras ocasiones, ha recordado por su parte la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Valladolid, Mercedes Cantalapiedra, eran utilizados para experimentos médicos.

La difícil supervivencia en los campos de exterminio, donde los más pequeños practicaban el contrabando de comida para el sustento de los suyos, también evoca la muestra que podrá verse en la capital vallisoletana hasta el 1 de junio.

"Debemos tener en cuanta que algunos países de la Europa moderna han asentado sus democracias bajo el recuerdo del Holocausto", ha recordado Sáez al presentar una exposición que se complementa con la proyección de un documental sobre la participación de la diplomacia española en la salvación de miles de judíos.

"Visados para la libertad" es el título de ese documental, elaborado por Alejandro Baer y Yessica San Román, donde se refleja el papel de los diplomáticos españoles destinados entre 1939 y 1945 en los territorios administrados por los nazis, quienes evitaron la segura muerte de hasta 60.000 hebreos, en su mayor parte sefarditas (descendientes de los expulsados en España a partir de 1492).

Ángel Sanz Briz, Bernardo Rolland de Miota, Eduardo Propper de Callejón, Sebastián Romero Radigales, Julio Palencia, José Rojas Moreno y José Ruiz Santaella son algunos de los protagonistas del filme.

La exposición se estructura en forma de paneles distribuidos por etapas, cada una de las cuales se separa visualmente a través de una cita impresa en la pared con las firmas de filósofos como Theodor Adorno, primo Levi y Hannah Arendt; escritores como Imre Kertesz y Jean Améry, y Elie Wiesel, Premio Nobel de la Paz por sus investigaciones sobre el Holocausto.