Miércoles, 30 de Abril de 2008

El 'monstruo de Amstetten' pensó en abandonar

Las autoridades austriacas no se explican que Fritzl pudiera mantener su doble vida en secreto durante tantísimo tiempo y creen que alguien de la familia tenía que saberlo

GUILLEM SANS MORA ·30/04/2008 - 16:02h

El "monstruo de Amstetten" planeó entre finales del año pasado y principios de éste liberar a su hija Elisabeth del sótano de su casa. El jefe de la Oficina de Investigación Criminal de Baja Austria, Franz Polzer, dijo este miércoles a la televisión austríaca ORF que Josef Fritzl dictó una carta a su hija presa dirigida a la propia familia en la que decía que ella y los niños deseaban regresar a Amstetten este verano.

Entretanto, la policía austríaca cree que alguien en el entorno inmediato de Fritzl, de 73 años, tenía que conocer o adivinar la situación. El sospechoso tuvo durante casi un cuarto de siglo a su hija encerrada en el sótano de su casa y engendró siete hijos con ella, tres de los cuales vivieron arriba con él y su esposa Rosemarie porque abajo hacían demasiado ruido. "Alguien del entorno tenía que saberlo", dijo Polzer en referencia a la persona que la semana pasada informó "anónimamente" a la Policía de que Fritzl iba a acudir al hospital con Elisabeth y los niños, porque uno de ellos, Kirsten, de 19 años, estaba muy enfermo.

Las autoridades no creen que Fritzl tuviera cómplices, como tampoco que ese informante fuera su esposa, Rosemarie. "En el sótano había una nevera, un congelador y una lavadora. Creemos que una sola persona pudo llevarlos abajo", dijo Polzer, quien sin embargo no se atrevió a descartarlo por completo "por nuestra experiencia en criminología.

Ayer también se supo que las autoridades visitaron el sótano de los Fritzl en 1999 en una inspección de protección contra incendios, sin que descubrieran nada sospechoso. No vieron la puerta de acero de 300 kilos oculta detrás de una estantería con botes de pintura y herramientas que había que desmontar para acceder a la mazmorra. Un portavoz del alcalde de Amstetten, Hermann Gruber, precisó que los inspectores sólo llegaron a revisar la habitación anterior. En ese momento, Elisabeth Fritzl llevaba 15 años en cautiverio

Por segundo día consecutivo, las autoridades locales dedicaron parte de su rueda de prensa a desmentir informaciones publicadas el día anterior. Los diarios sensacionalistas austríacos, como Kronen Zeitung, insisten en encontrar culpables entre las autoridades y servicios sociales del país

El regidor del distrito de Amstetten, Heinz-Hans Lenze, negó ayer que se hubieran cometido errores en el proceso de adopción de uno de los niños del sótano por parte del acusado. Josef Fritzl y su mujer adoptaron u obtuvieron la tutela de los tres niños que subieron a vivir con ellos, "depositados" otras tantas veces a la puerta de la casa después de recibir sendas cartas de Elisabeth pidiendo a los abuelos de los bebés que se ocuparan de las criaturas. En una de esas ocasiones, en 1994, el registro penal de Josef Fritzl estaba limpio, aseguró Lenze. A pesar de ello, hay que tener en cuenta que en Austria los delitos se borran de ese historial pasado un cierto tiempo.

Quejas de su abogado 

Fritzl permanece en prisión preventiva en la cárcel de St. Pölten, capital de Baja Austria. La semana que viene será interrogado por la fiscal que lleva el caso. Hasta entonces, por consejo de su abogado, Fritzl no declarará, informó este mediodía el fiscal jefe, Gerhard Sedlacek, en una rueda de prensa en Zeillern, cerca de Amstetten

El abogado de Fritzl, Rudolf Mayer, se quejó en el diario de Viena Der Standard de que la prensa internacional, a diferencia de la de habla alemana, revelara el apellido completo del sospechoso en lugar de limitarse a la inicial. Dijo que con ello violan los derechos de su cliente. Pero los representantes de las autoridades locales que han venido informando en rueda de prensa a la multitud de reporteros reunida desde el domingo en Amstetten han hablado en todo momento de Fritzl con todas las letras de su apellido. En el encuentro con la prensa de ayer, el citado Polzer llegó a referirse al acusado como "el criminal". Si hilamos tan fino, Fritzl sólo es en realidad "el sospechoso".
 

Noticias Relacionadas