Martes, 29 de Abril de 2008

Las constructoras apuestan por la obra civil frente al "ajuste" que durará hasta 2010

EFE ·29/04/2008 - 12:26h

EFE - La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, junto al presidente de la Confederación Nacional de la Construcción, Juan Lazcano (d), y el vicepresidente de la CEOE, Juan Jiménez Aguilar, durante la XI Jornada Nacional de la Construcción, que este año versarán sobre "Nuevos retos para seguir construyendo", hoy en Madrid.

Las constructoras apuestan por impulsar la inversión privada en infraestructuras de obra pública y fomentar la diversificación e internacionalización frente al "ajuste" que atraviesa el sector de la edificación residencial, que la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, prevé que se extienda hasta 2010.

Durante la jornada "Nuevos retos para seguir construyendo", organizada por la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), Corredor aseguró que serán las empresas "más competitivas, innovadoras y productivas" las que salgan reforzadas de este ajuste.

La ministra explicó que entre los objetivos de su departamento para esta etapa de cambio está adaptar el mercado a las necesidades de los ciudadanos, lo que necesariamente pasará por buscar un equilibrio entre el exceso de vivienda libre y la demanda de vivienda protegida.

El frenazo de la actividad constructora residencial hace de las infraestructuras una cuestión clave, razón por la que la secretaria de Estado de Infraestructuras, Josefina Cruz, aseguró que el Ministerio de Fomento mantendrá el ritmo de inversión en obra pública con la licitación antes de final de año de 7.000 millones de euros pendientes.

Sobre este asunto, las constructoras advierten de que la reducción de los fondos comunitarios hace necesario que el Ejecutivo impulse el régimen de concesiones para dar entrada al capital privado en el desarrollo de infraestructuras.

Más allá del plano técnico, el presidente de Sacyr, Luis del Rivero, reclamó al Gobierno y a la oposición que hagan una defensa conjunta de la economía española de cara al exterior para recuperar el volumen de inversión perdido como consecuencia de la crisis financiera internacional.

Asimismo, desde el sector se reclamó al Gobierno un mayor apoyo a las empresas constructoras, porque es "mejor subsidiar la actividad que el empleo", dijo el presidente de la CNC y vicepresidente de la CEOE, Juan Lazcano.

Lazcano instó al Gobierno a acometer medidas anticíclicas que ayuden al sector a superar la desaceleración, como la puesta en marcha de ayudas para los compradores de vivienda o el dotar de una mayor liquidez al mercado financiero.

Sin embargo, este tipo de medidas coyunturales no son bien vistas desde el mundo académico, tal y como expresó el director general del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Juan Iranzo, para quien el problema está en la falta de competitividad del sector.

A su juicio, las soluciones deben venir del lado de la oferta, ya que incentivar en exceso a los compradores de vivienda puede provocar una sobredemanda que a medio plazo -cuando mejore la situación económica- podría volver a desencadenar una subida de precios.

Por su parte, las grandes constructoras son más partidarias de dar un impulso a las infraestructuras para compensar la caída de actividad en lo que denominan "subsector" de la vivienda.

En este sentido, el presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir, afirmó que afronta la situación con "serenidad", dado que su compañía no está expuesta "ni a las turbulencias financieras ni a la preocupación inmobiliaria", ya que se centran en el negocio de las concesiones de infraestructuras desde 2001.

Para el consejero delegado de FCC, Baldomero Falcones, el "ajuste ordenado" que atraviesa el sector está obligando a las empresas a diversificar su actividad hacia otros sectores y hacia el exterior, una reorientación para la que "necesitan tiempo".