Miércoles, 17 de Octubre de 2007

La Junta Militar birmana reconoce la detención de 3.000 manifestantes

PÚBLICO ·17/10/2007 - 11:11h

La Junta Militar birmana reconoció hoy la detención de cerca de 3.000 manifestantes prodemocráticos, 400 de los cuales siguen aún arrestados, y acusó a los monjes budistas de la represión violenta.

Los monjes, muy respetados por la sociedad birmana, encabezaron protestas de hasta 100.000 personas en las calles de Rangún en el mayor desafío a los generales en el poder desde las revueltas estudiantiles de 1988.

El diario gubernamental New Light of Myanmar, controlado por la Junta, afirmó que si los monjes budistas se hubiesen quedado en sus monasterios, "el Gobierno no habría utilizado la fuerza para evitar las protestas". El rotativo añadió que "la nación no habría vivido ningún caos" si no se hubiesen organizado manifestaciones. 

Según el régimen birmano, 13 personas murieron durante los enfrentamientos entre militares y manifestantes. Las organizaciones de derechos humanos elevan hasta 200 la cifra de muertos.