Miércoles, 17 de Octubre de 2007

Los estamentos artísticos creen que el museo despertó el gusto de los bilbaínos por el arte moderno

EFE ·17/10/2007 - 13:14h

EFE - Vista del Museo Guggenheim Bilbao, desde el puente de La Salve, una de las obras maestras del arquitecto estadounidense Frank Ghery, y que cumple hoy el décimo aniversario de su inauguración. EFE

Miembros de los distintos estamentos artísticos existentes en la capital vizcaína han opinado que la puesta en marcha del Museo Guggenheim de Bilbao hace 10 años ha contribuido a despertar el interés de los bilbaínos por el arte moderno y contemporáneo.

El crítico de arte y profesor de Teoría e Historia del Arte en el Siglo XX de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del País Vasco, Javier San Martín Martínez, ha declarado a EFE con motivo de la celebración del décimo aniversario del Guggenheim que, "sin duda", la ubicación de este museo en Bilbao ha fomentado el conocimiento y gusto de los bilbaínos por el arte moderno.

"Hace diez años -ha agregado-, el sector artístico en Bilbao era minúsculo y, aunque solo fuera por los 15.000 amigos del museo, se ha creado una importante base de acercamiento al arte de los últimos cincuenta años".

La responsable de la galería Vanguardia de Bilbao y representante de la Asociación Bilbao Contemporáneo, que agrupa a ocho galerías de la capital vizcaína que trabajan con arte moderno, Petra Pérez, ha opinado que la apertura del Guggenheim en Bilbao "ha despertado el interés, pero el conocimiento de este tipo de arte requiere esfuerzo por parte del espectador y eso solo se conseguirá con el tiempo".

El pintor bilbaíno y profesor titular del Departamento de Pintura de la Facultad de Bellas Artes de Bilbao, Adolfo (Fito) Ramírez Escudero, ha considerado que "un posible efecto de ese mayor interés por el arte contemporáneo por parte de los bilbaínos se podría haber traducido en un desarrollo de 'la industria del arte', en forma de ventas de obras, lo que, aparentemente, no ha sido así, ya que son más las galerías que han cerrado que las que han abierto en estos 10 últimos años".

Cuestionados estos tres miembros del mundo artístico bilbaíno sobre si el Museo Guggenheim ha contribuido a dar mayor vitalidad al panorama artístico de la capital vizcaína en particular y el vasco, en general, Javier San Martín ha señalado que "no solo ha revitalizado la escena artística, sino también la ciudad y la región".

"El Guggenheim -ha indicado- es un museo de arte de última generación cuyas competencias sobrepasan con mucho el terreno del arte para abarcar el campo más general de la industria del ocio".

La portavoz de los galeristas de arte contemporáneo de Bilbao ha respaldado esta impresión de San Martín, aunque ha precisado que cree que "ha repercutido muy poco en el resto de la comunidad autónoma vasca en general".

El pintor "Fito" Ramírez Escudero ha señalado que "la vitalidad artística la encontramos más en iniciativas de carácter alternativo de colectivos y entidades como Amaste, Periferiak, Amatau, DKMuralismo, Anti-Funky proyects, Rebublicarrak, Consonny, Abisal, Fundación Rodriguez, Epelde y Mardaras, que en iniciativas de carácter institucional como las que protagonizan museos como el Guggenheim".

Javier San Martín ha admitido que en esta década su percepción sobre la utilidad de esta iniciativa ha cambiado "profundamente" ya que "hace diez años era contrario al proyecto y ahora creo que es positivo, y, aunque no comparto muchos aspectos de organización, programación, política editorial, etc., acudo al museo más o menos una vez por semana".

Su compañero de docencia en la Facultad de Bellas Artes, "Fito" Ramírez Escudero ha asegurado que dicha percepción no ha cambiado mucho respecto a la que tenía en 1997 porque "la utilidad artística y cultural del proyecto era, y creo que sigue siendo, una incógnita".