Lunes, 28 de Abril de 2008

Un misil mata a una madre y cuatro niños en Gaza

El Ejército israelí prosigue con la sangría mientras que Olmert responsabiliza a Hamas de las muertes

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·28/04/2008 - 22:12h

Israel dio este lunes un nuevo paso adelante en la sangría que infringe sobre la población civil palestina cuando uno de sus tanques disparó un misil contra una vivienda del norte de Gaza y mató a cuatro niños y su madre, así como a un civil que se encontraba en las proximidades.

El incidente ocurrió a primera hora de la mañana, cuando la familia Abu Maataq se disponía a desayunar en su casa de una planta y dos habitaciones. La madre acababa de preparar el desayuno en el momento que el misil destruyó la vivienda.

Las víctimas son la madre, Maysar, de 40 años, dos niñas, Rudina, de cinco, y Hana, de tres, y dos niños, Saleh, de cuatro, y Musad, de quince meses, además de un joven de 17 años que circulaba a pie junto a la vivienda, en el sector norte de Beit Hanun.

Los cadáveres aparecieron todavía con los pijamas y fueron trasladados por los vecinos hasta un hospital cercano. El padre, Ahmad Abu Maataq, logró salvarse porque unos minutos antes abandonó la vivienda para buscar a otro hijo que había salido a la calle.

"La responsabilidad es de Hamas"

"Es un día negro. Han borrado a mi familia", dijo Ahmad entre lloros en el depósito de cadáveres. "Deseo que Dios haga lo mismo a quien ha disparado el misil, y que lo que le ha ocurrido a mi esposa y a mi familia le ocurra a él".

El funeral se celebró en la mezquita Al-Awda de Yabaliya y contó con la participación de destacados líderes de Hamas, aunque a la familia Abu Maataq no se le conocía filiación política.

A lo largo del día las milicias dispararon casi una veintena de cohetes contra las poblaciones israelíes cercanas a la franja de Gaza que no causaron daños personales. Tres de esos cohetes los disparó Hamas y el resto otras milicias.

El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, responsabilizó a Hamas de las muertes diciendo que los fundamentalistas permiten que los milicianos disparen contra Israel desde zonas civiles, aunque no aportó ningún dato en el sentido de que desde la casa bombardeada se estuviera disparando contra Israel. De hecho, los palestinos dijeron que no había milicianos en la zona.

El "trágico incidente", como lo calificó la oficina del primer ministro Ehud Olmert, es uno más en la larga lista de ataques israelíes contra objetivos civiles que se producen continuamente en los territorios ocupados.