Lunes, 28 de Abril de 2008

Un testigo reconoce que Askatasuna es sucesora de Gestoras

Ibon Aranalde, condenado a dos años de prisión por violencia callejera, explica que tiene la misma función de ayudar a los presos de ETA y a sus familias

EFE ·28/04/2008 - 13:09h

El testigo Ibon Aranalde, condenado a dos años de prisión por violencia callejera, ha reconocido hoy en el juicio a los 27 procesados en el sumario de Gestoras pro Amnistía que a esta organización le sucedió Askatasuna con la misma función de ayudar a los presos de ETA y a sus familias.

Así lo ha manifestado Aranalde en la segunda sesión del juicio que se ha reanudado en las instalaciones que la Audiencia Nacional tiene en el Casa de Campo, en la que además han declarado como testigos el preso etarra Jorge Olaiz, la condenada por integración en ETA Susana Achaerandi y dos guardias civiles.

Todos estos testigos han sido propuestos por el fiscal de la causa, Carlos Bautista, y la acusación popular que ejerce la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT).

Aranalde ha afirmado que en el País Vasco "todo el mundo conoce" el cometido que tiene Gestoras y su sucesora Askatasuna de ayudar a "los represaliados vascos y sus familiares", aunque él ha asegurado al tribunal que desconocía cómo se financiaba esta organización.

Declaración bajo torturas 

El testigo ha denunciado que sus declaración policial fue bajo torturas y amenazas, y ha negado hoy, al contrario que durante la instrucción, conocer a Julen Zelarain, procesado en esta causa por ser uno de los responsables "nacionales" de Gestoras, para quien el fiscal solicita 10 años de prisión por integración en ETA como para el resto de los acusados.

"Puede ser un preso vasco, palestino, africano, el cual lucha por los derechos de su pueblo y por ello le oprime"

La declaración de Aranalde ha concluido con una pregunta de la presidenta del tribunal, Teresa Palacios, sobre su opinión del significado del término "represaliado", a lo que el testigo ha respondido que "puede ser un preso vasco, palestino, africano, el cual lucha por los derechos de su pueblo y por ello le oprime y bien puede ir a la cárcel o se ve obligado a huir".

Por su parte, Susana Achaerandi, condenada por pertenencia a ETA, ha admitido que le une una relación de amistad con los procesados María Teresa Díaz de Heredia e Iker Zubía, responsables de Gestoras en Álava, según el fiscal.

Preguntada por Bautista sobre si era cierto que Díaz de Heredia ocupaba este cargo dentro de la organización en 2002, la testigo ha asegurado que eso no era posible porque en esa fecha estaba en la cárcel.

Víctima de abusos  

Durante su intervención Achaerandi ha insistido en que la declaración que prestó ante la Guardia Civil tras ser detenida la realizó bajo torturas y que fue víctima de abusos sexuales y dijo "exactamente" lo que los agentes "quisieron que dijera".

El único testigo que declaró durante la sesión que se encuentra en prisión, Jorge Olaiz, sentenciado a 12 años por ser miembro de ETA, ha declarado que conoce a los procesados Josu Mirena Beaumont y Alejandro Velasco, responsables de Gestoras en Navarra.

Ha negado que Beaumont le entregara una carta en nombre de ETA para integrarse en la organización y que si lo dijo ante el juez de instrucción fue porque le torturó la Guardia Civil y "no fue una declaración voluntaria".

El fiscal había propuesto como testigos también a los dos guardias civiles que interrogaron a Olaiz, cuando éste fue detenido el 29 de diciembre de 2001, y han asegurado que éste les explicó que fue captado por Beaumont y que sí le entregó una carta para que se entrevistara en Francia con miembros de ETA.

El juicio se reanudará mañana con la declaración de cuatro guardias civiles también a propuesta del ministerio público.

Noticias Relacionadas