Sábado, 26 de Abril de 2008

El aceite de girasol contaminado alarma a la UE aunque no hay "riesgo grave" para la salud

EFE ·26/04/2008 - 18:23h

EFE - El ministro de Sanidad, Bernat Soria, durante la rueda de prensa que ha celebrado hoy en Sevilla y en la que ha mandado un mensaje de tranquilidad a la población sobre el consumo del aceite de girasol y ha garantizado que la situación "está controlada" y que "se está cerca" de levantar la recomendación de no consumir ese tipo de aceite.

Varias partidas de aceite de girasol ucraniano contaminado con hidrocarburos han alarmado a algunos países de la UE, aunque sus autoridades reconocieron hoy que no representa un "riesgo grave" para la salud.

La Comisión Europea (CE), que confirmó la existencia del aceite contaminado en Francia, Italia, Holanda, Reino Unido y España, explicó que, según los análisis efectuados, el riesgo ante su consumo se sitúa en el nivel más bajo de la escala europea, pues no pone en peligro la salud humana.

La entrada de aceite ucraniano ha sido paralizada en la UE, explicó a Efe una portavoz del Ejecutivo comunitario.

Según la información de la que dispone Bruselas, las partidas del producto contaminadas con aceites minerales salieron de Ucrania con destino a la UE el 23 de febrero pasado.

Se trataba de aceite sin refinar, que, para su comercialización, debe ser sometido a un proceso posterior por lo que aún no se conoce exactamente qué marcas lo han comercializado ni se descarta que pueda aparecer en otros países además de los que ya lo han detectado, explicó la portavoz Valérie Rampi,

En Ucrania, ningún funcionario o portavoz oficial ha comentado las noticias sobre el aceite de girasol, sólo reproducidas hoy por algún que otro diario digital haciendose eco de medios españoles y rusos.

Un experto del mercado agrario, que pidió no ser identificado, comentó a Efe que, previsiblemente, el gobierno enfocará este escándalo como "un problema de las estructuras comerciales responsables del suministro, aunque hayan firmado los contratos bajo garantías del Estado".

Las alarmas se activaron en Francia tras haberse detectado contaminación en partidas de aceite procedentes de Ucrania y que han sido distribuidas en varios países europeos.

Un portavoz oficial dijo hoy en París que la partida que suscitó la alerta europea era de unas 2.500 toneladas que entraron en Francia por el puerto de Sète (sur) en febrero o marzo.

El portavoz francés dijo que no podía dar indicaciones sobre el origen del producto contaminado, más allá de que era ucraniano, y que es demasiado pronto para conocer su naturaleza y su peligrosidad.

Muestras del aceite han sido enviadas a tres laboratorios especializados en el análisis de hidrocarburos y los resultados no estarán disponibles hasta el próximo lunes.

En España la alerta saltó el viernes y el Ministerio de Sanidad recomendó no consumir el aceite, aunque advirtió que la gran mayoría del aceite potencialmente contaminado "está fuera de la cadena alimentaria o en fase de retirada antes de su comercialización".

Este mediodía, el ministro español de Sanidad, Bernat Soria, afirmó que la situación presentada con el aceite "está controlada" y que la recomendación de no consumirlo está próxima a ser levantada.

El ministro dijo que los consumidores que vean hoy aceite de girasol en los supermercados "pueden estar tranquilos" porque esas partidas no proceden de Ucrania y se pueden consumir.

También dijo Soria que, en cualquier caso, el aceite tiene un concentración muy baja de hidrocarburos y, por tanto, "no hay riesgo de toxicidad aguda".

Del mismo modo, en Portugal, la Autoridad de Seguridad Alimentaria y Económica (ASAE) informó que "en el caso de que los ciudadanos hayan consumido el producto, el mismo no representa un grave riesgo para la salud, debido al bajo nivel de contaminación hasta ahora conocido".

Las autoridades portuguesas confirmaron la entrada en el país de aceite de girasol ucraniano comprado en España, y recomendaron a los consumidores que no utilicen productos que contengan esta sustancia.

La ASAE portuguesa recomendó que los consumidores eviten productos de aceite de girasol, ya que no ha identificado todas las marcas y lotes nacionales que puedan haber sido contaminados.

En Holanda, las autoridades han retenido 5.700 toneladas de una partida del aceite contaminado, informó a Efe la portavoz de la Agencia de Alimentos y Mercancías (VWA), Johana Besteman.