Viernes, 25 de Abril de 2008

El Gobierno confirma el frenazo y rebaja la previsión de crecimiento hasta el 2,3% en 2008

EFE ·25/04/2008 - 16:00h

EFE - Los dos vicepresidentes del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega y Pedro Solbes, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros en la que el Gobierno ha rebajado su previsión de crecimiento para este año en ocho décimas, hasta el 2,3 por ciento, y calcula el mismo aumento del PIB para 2009, siete décimas menos que en su estimación anterior.

El Gobierno confirmó hoy oficialmente el frenazo de la economía española rebajando en ocho décimas la previsión de crecimiento para 2008, hasta el 2,3 por ciento, y en un punto porcentual la de creación de empleo, hasta el 1,2 por ciento.

Estos fueron los datos principales de la revisión macroeconómica aprobada por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y que presentaron ante la prensa la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, y el ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes.

Pese al recorte negativo de las previsiones, la vicepresidenta dijo que la economía española "está preparada para afrontar la crisis" y subrayó que España "seguirá siendo el país que más crece de la Unión Europea (UE) y que antes se recuperará".

Solbes atribuyó a varios factores la desaceleración económica y la necesidad de revisar los grandes números de la economía: la persistencia de las turbulencias financieras internacionales, el consiguiente endurecimiento de las condiciones del crédito y el continuo encarecimiento de las materias primas y los alimentos.

Además, recordó que "ha habido un ajuste inmobiliario más fuerte de lo esperado", el causante de que el superávit del Estado en el primer trimestre se redujese a la mitad.

El ministro de Economía explicó hace unos días que lo que está ocurriendo ahora en España "pasa cuando alguien se da un atracón de algo y tiene que pasar una temporada para digerirlo", en referencia al fuerte impulso económico experimentado en la última década.

No obstante, el Gobierno quiso poner el contrapunto optimista al asegurar que la desaceleración es temporal y que la economía recuperará "con rapidez niveles en torno al 3%" a partir de 2010.

La revisión a la baja de la previsión de crecimiento sigue, en cualquier caso, por encima de pronósticos más pesimistas, como los del Fondo Monetario Internacional (FMI), que situó el crecimiento de la economía española en el 1,9% ciento en 2008 y en el 1,7% en 2009.

En cuanto al empleo, el Ejecutivo prevé que el crecimiento de un 1,2 por ciento en 2008 permita seguir creando puestos de trabajo, pese a los datos negativos difundidos en las últimas horas.

Hoy se conoció que el desempleo aumentó en España en 246.600 personas en el primer trimestre del año respecto a los tres últimos meses del pasado año, lo que situó la tasa de desocupados en el 9,6 por ciento, la tasa más alta registrada desde el año 2005.

Pese a todo, el Gobierno advirtió de que esta tendencia del desempleo al alza seguirá durante este año y durante 2009 (con tasas de paro del 9,8 por ciento y del 10 por ciento, respectivamente), "para empezar a descender de nuevo a partir de 2010".

La fuerte caída del consumo se hizo notar especialmente en la destrucción de empleo en los servicios y en la construcción (dos sectores que emplean a un alto índice de inmigrantes), que sumaron 167.400 desempleados más entre los meses de enero y marzo.

Unos 97.000 inmigrantes perdieron su trabajo en el primer trimestre del año, de entre una población activa de 3,4 millones de personas, lo que situó la tasa de paro entre los extranjeros en el 14,65 por ciento, cinco puntos por encima de la media nacional.

Desde los sindicatos, Comisiones Obreras (CCOO) pidió medidas económicas que incentiven la inversión pública y privada en los sectores de mayor valor añadido, ya que la construcción de viviendas y el consumo interno no crean suficiente empleo.