Viernes, 25 de Abril de 2008

El Conde Duque y el Museo de Historia muestran el Madrid que se rebeló hace dos siglos

EFE ·25/04/2008 - 17:19h

EFE - El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, observa algunas de las piezas de la exposición "Madrid 1808", que, en dos sedes -el Museo de Historia y el Centro Conde Duque- propone un recorrido por las mejoras cartográficas que surgieron de la guerra y una crónica ciudadana de la contienda.

El Centro Cultural Conde Duque y el Museo de Historia de Madrid acogen desde hoy una exposición montada por el Ayuntamiento que pretende trasladar a los visitantes hasta la Villa y Corte que hace dos siglos se rebeló contra la ocupación francesa.

El Ayuntamiento de Madrid ha elegido dos inmuebles que ya existían en 1808 para recrear y explicar con objetos, pinturas, libros, mapas y maquetas la ciudad de poco más de 160.000 habitantes que el 2 de mayo de 1808, como ha dicho hoy el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, se levantó con escasas armas pero con "coraje, valentía y honor" contra el ejercito más poderoso de Europa.

En la inauguración, Ruiz-Gallardón ha defendido el levantamiento cuyo bicentenario se conmemora dentro de una semana como un "necesario ejercicio de violencia frente a la violencia del opresor".

"Un legítimo ejercicio de defensa de un concepto de soberanía que precisamente nació entonces", ha dicho también, que ahora se conmemora en esta doble exposición como "un ejercicio de memoria histórica absolutamente necesario para los ciudadanos de Madrid", concebido desde el "respeto y la admiración" hacia sus protagonistas.

En Conde Duque, bajo el título "Madrid 1808. Ciudad y protagonistas" y comisariada por Carmen del Moral, se presenta la pura crónica de los hechos acontecidos entre marzo y diciembre de 1808 a través de las gentes que poblaban la ciudad y de los protagonistas directos.

En el Museo de Historia de Madrid, con el nombre de "Guerra y Territorio" y con Francisco Quirós Linares y Juan Carlos Castañón como comisarios, se muestra la ciudad que vivió aquellos acontecimientos y las consecuencias que la contienda tuvo sobre el desarrollo cartográfico y urbanístico de la villa.

El conjunto de ambas exposiciones, que podrán verse de forma gratuita hasta el próximo otoño, ha costado al Ayuntamiento algo más de un millón de euros y ha precisado la colaboración de numerosas instituciones culturales como la Biblioteca Nacional, Patrimonio Nacional o los Museos Nacionales del Prado, del Traje y de las Artes Decorativas.

A la exposición de Conde Duque se accede después de pasar por una pirámide -de 100 metros cuadrados de base y siete de altura- en cuyo interior se reproducen sonidos que sumergen en la guerra: caballos al galope, cañonazos, golpes, disparos, sables, estallido de cristales y, al final, los fusilamientos, llantos, sollozos y campanadas.

A continuación, las salas Pedro de Ribera y Juan de Villanueva del centro cultural muestran con 190 obras los hechos más significativos de la contienda vistos desde la perspectiva de la ciudad de Madrid.

Entre ellas muebles, menaje, casacas, chupas, vestidos, abanicos, bolsos, cuadros, mapas, caricaturas de José Bonaparte, alabardas, navajas y ballonetas, la escopeta que Bonaparte regaló a Carlos IV mientras pactaban el tratado de Fontenebleau y la crónica de aquellos días escrita jornada a jornada por un actor.

En la otra sede, la Capilla del Museo de Historia, en la calle de Fuencarral, numerosos mapas y planos, reconstrucciones fotográficas y grabados, junto a algunos instrumentos de cartografía, enseñan los escenarios del levantamiento, entre ellos la plaza de Oriente y el Palacio Real, la Puerta del Sol, el Prado y el Retiro o el Parque de Artillería.

Todo ello aparece recogido en un catálogo con dos volúmenes que incluyen textos de especialistas e investigadores y que se vende al precio de 15 euros.

Esta exposición forma parte de la programación preparada por el Ayuntamiento para conmemorar el bicentenario del 2 de Mayo de 1808, que es distinta a la de la Comunidad de Madrid, cuya presidenta, Esperanza Aguirre, presentaba a la misma hora la muestra "Madrid, 2 de mayo. 1808-2008. Un pueblo, una nación", en la sala de exposiciones del Canal de Isabel II.

Quizá por ello ningún representante del Gobierno de Aguirre ha acompañado a los responsables municipales a pesar de que todos ellos formaban parte de la lista de 4.000 invitaciones remitidas para hoy.