Viernes, 25 de Abril de 2008

España es el quinto país con mayor participación en la primera fase de desarrollo de Galileo

EFE ·25/04/2008 - 16:30h

EFE - (De i. a d.), Vicente Giner (CDTI), Vicente Gómez, director de ESAC; Alvaro Herrero, del Ministerio de Fomento y Javier Ventura-Traveset, jefe de Comunicación y Educación de ESAC, durante la rueda de prensa en la que han explicado su participación en el satélite GIOVE-B, el segundo de los 30 satélites de los que constará el sistema europeo de navegación Galileo, además de los detalles de su lanzamiento este fin de semana.

España es el quinto país europeo con mayor participación en la primera fase de desarrollo y validación del sistema europeo de navegación Galileo, y más del 70 por ciento de la industria española de espacio trabaja directamente en el mismo.

Así lo ha anunciado hoy Vicente Gómez, director del Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC), en una conferencia de prensa en la que el sector aeroespacial español ha explicado su participación en el satélite de prueba GIOVE-B, el segundo de los 30 satélites de los que constará el sistema europeo de navegación Galileo.

El GIOVE-B será lanzado con un cohete Soyuz desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajstán) en la noche del sábado al domingo, 04.16 horas en Baikonur.

El satélite, que lleva a bordo un reloj atómico de alta precisión que será el más preciso que haya volado jamás al espacio, ha sido construido por un consorcio, dirigido por EADS Astrium, contratado por la Agencia Espacial Europea.

GIOVE-B lleva a bordo nuevas tecnologías críticas que deben ser probadas en el espacio, necesarias para el funcionamiento del sistema Galileo y continúa el trabajo iniciado por el primer satélite Galileo, GIOVE-A, lanzado en 2005.

"Se trata de un evento muy importante para España y permitirá a la Unión Europea (UE) tener autonomía en lo que se refiere a la navegación por satélite", ha indicado hoy Gómez.

Por su parte, Javier Ventura-Traveset, jefe de comunicación y educación de ESAC, ha recalcado que la participación de España en la primera fase de desarrollo y validación del sistema europeo de navegación Galileo se eleva al nueve por ciento.

Además subrayó que más del 70 por ciento de la industria española del espacio trabaja directamente en Galileo y ha logrado contratos por aproximadamente 80 millones de euros.

Entre la participación española en el GIOBVE-B destaca el hecho de que la antena de navegación en banda L del satélite, que opera en dos frecuencias para compensar el efecto de desfase que la ionosfera tiene en la señal, es de EADS Casa Espacio.

También la compañía española GMV Sistemas ha suministrado el sistema de control de GIOVE-B e Indra Espacio es líder del segmento terreno de misión del GIOVE-B.

A su vez, Thales Alenia España, filial de Thales Alenia Space, ha contribuido en el satélite de prueba GIOVE-B, con el desarrollo y suministro de la Unidad Terminal Remota (RTU) y la Unidad de Control y Monitorización del Reloj Atómico (CMCU).

Dicho reloj, el más estable en órbita y el de mayor precisión embarcado hasta la fecha en un satélite de navegación, es el principal a bordo del satélite y usa las transiciones del átomo de hidrógeno para medir el tiempo, ha explicado en el acto Javier Ventura-Traveset.

Por otro lado, Ventura ha explicado que Galileo estará bajo el control de las autoridades civiles y prestará un servicio de posicionamiento en tiempo real preciso y con garantía de servicio, además de ser interoperable con los sistemas GPS (el sistema de navegación por satélite de fabricación estadounidense) y GLONASS (el sistema de navegación por satélite de fabricación rusa).

Entre algunas de las principales contribuciones españolas hasta la fecha al Galileo destaca la antena de navegación y la estructura y control térmico del módulo de carga útil y la adaptación al lanzador Soyuz de EADS Casa Espacio.

RYMSA ha desarrollado la antena dual para búsqueda y rescate mientras que MIER Comunicaciones ha suministrado el receptor de misión y el transmisor del transpondedor de búsqueda y rescate.

EDAS Astrium Crisa ha sido responsable de los convertidores de potencia de los transpondedores; IberEspacio ha participado en el análisis térmico de la estructura y de las antenas, mientras que ALTER Technology Group Spain ha trabajado en la optimización del sistema de aprovisionamiento de componentes electrónicos.

Una vez completado, Galileo consistirá en una constelación de 30 satélites con su segmento de tierra asociado.