Jueves, 24 de Abril de 2008

Aragón rechaza la venta de agua a Catalunya

El Govern quiere negociar la compra de derechos de agua con los regantes de esta comunidad

ALBERT MARTÍN VIDAL ·24/04/2008 - 22:02h

Harto de negociaciones estériles con los regantes catalanes del Ebro, el conseller de Medi Ambient, Francesc Baltasar, se decidió ayer a jugar la carta aragonesa. Pero a las pocas horas de conocerse las intenciones del Ejecutivo catalán, el Gobierno aragonés le paró los pies señalando que "no acepta en ningún caso" y "se opone" a que se puedan comprar derechos de agua a regantes u otros concesionarios de derechos de la cuenca del Ebro para que sean aprovechados fuera de la citada cuenca.

El comunicado del Gobierno aragonés complicará más si cabe las negociaciones que Baltasar iniciará hoy con los regantes aragoneses para adquirir su agua. A la reunión acudirán representantes del Gobierno, del departament de Medi Ambient y la Agencia Catalana del Agua, de la Confederación Hidrográfica del Ebro y de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes.

La Generalitat pretende adquirir derechos de agua a regantes por valor de treinta hectómetros cúbicos, que es la cuantía que se transportará desde Tarragona hasta Barcelona. "Esto nos libera; es una opción con la que todos estamos de acuerdo", explicaron ayer a este diario fuentes de la Comunitat General de Regants de la Dreta de l'Ebre, antes de la negativa del Gobierno aragonés.

La compra de derechos de agua significará en este caso ofrecer una compensación de alrededor de 13 millones de euros a los agricultores por dejar de regar.

Retraso en las obras

Lo que aún no se sabe es la fecha de inicio de las obras de prolongación del "minitrasvase" entre Tarragona y Barcelona. Baltasar achacó el retraso a que el ministerio que dirige Elena Espinosa aún no tiene un organigrama completo y a que falta concretar la labor de cada administración durante el proceso, pero rechazó que haya "contradicciones" importantes.

Baltasar, además, descartó la posibilidad de que la prolongación del minitrasvase pueda utilizarse en sentido inverso para llevar agua de la desaladora de Cunit hacia Tarragona una vez superada la sequía. La polémica vino acompañada por la noticia de que las últimas lluvias retrasan al 15 de mayo la entrada en situación de emergencia por la sequía.