Miércoles, 17 de Octubre de 2007

Alejandro Sanz testifica durante cinco horas en el caso de una presunta extorsión

EFE ·17/10/2007 - 01:40h

EFE - Sanz presentó una declaración jurada en la sede estatal de la fiscalía de Miami después de un largo proceso en el que la defensa de los dos acusados exigió que prestase declaración. EFE

El cantante español Alejandro Sanz testificó hoy durante cinco horas en el caso de una presunta extorsión de dos ex empleados del artista, confirmaron fuentes de la fiscalía estatal de Miami.

Sanz presentó una declaración jurada en la sede estatal de la fiscalía de Miami después de un largo proceso en el que la defensa de los dos acusados exigió que prestase declaración.

Un portavoz de la fiscalía explicó al terminar la declaración que Sanz testificó a puerta cerrada durante cinco horas y que los abogados de los acusados le interrogaron sobre diversos aspectos que no podía divulgar.

Hubo muchas cosas a las que no contestó, sobre todo, por cuestiones personales, señaló la fiscalía.

Alejandro Sanz recibió un trato especial y entró y salió por una puerta a la que no tuvieron acceso los periodistas para "que no fuese maltratado por la prensa", explicó la fiscalía.

La próxima audiencia será el 1 de noviembre.

El abogado de los acusados, Richard Baron, explicó a la prensa que le interrogaron durante varias horas y que tienen la esperanza de que Sanz sea llamado a testificar en el juicio.

La declaración de Sanz se produjo después de que el lunes la jueza que lleva el caso rechazó una moción de la Fiscalía Estatal de Miami en la que pedía su salida del cargo por considerar que estaba a favor de los acusados.

"La jueza Rosa Rodríguez negó la moción y mañana se realizará otra audiencia", dijo un portavoz del abogado Lonnie Richardson, defensor de los acusados Carlos González y su esposa, Sylvia Helena Alzate, ex empleados del artista español.

Los fiscales presentaron la semana pasada cuatro mociones y dos de ellas estaban relacionadas con la destitución de Rodríguez como jueza encargada del caso y del abogado defensor.

Los dos ex trabajadores del cantante se enfrentan a un cargo de extorsión por presuntamente pedir 500.000 dólares a Sanz para no divulgar asuntos personales del artista.

Ambos han negado las acusaciones y los fiscales desestimaron en mayo pasado tres cargos de robo en mayor cuantía que enfrentaba sólo González.

Noticias Relacionadas