Jueves, 24 de Abril de 2008

Argentina recupera la identidad de una hija de desaparecidos

Evelyn Bauer Pegoraro se negó sistemáticamente a extraerse sangre para un estudio de ADN

FEDERICO PEÑA ·24/04/2008 - 20:13h

Evelyn Vázquez es Evelyn Bauer Pegoraro. La recuperación de su identidad no fue una decisión personal, sino de la Justicia argentina. Tras el allanamiento de su departamento, de donde extrajeron su cepillo de dientes, ropa interior y una pinza de depilar, el estudio inmunogenético arrojó una compatibilidad del 99,9% con el ADN de Rubén Santiago Bauer y Susana Beatriz Pegoraro, secuestrados y asesinados por la última dictadura en 1977, dijo el miércoles la Justicia argentina.

"Encontramos otra nieta", se felicitaron en su web las Abuelas de Plaza de Mayo. A diferencia de María Eugenia Sampallo y de Victoria Donda Pérez, esta joven de 30 años nunca aceptó extraerse sangre por temor a represalias contra el ex marino Policarpio Vázquez y a su esposa Ana María Ferra, que falsificaron su certificado de nacimiento y la criaron como propia.

En 1999, Vázquez admitió que Evelyn no era su hija y relató que en 1978 una persona a la que conocía como El Turco le dijo "que había una criatura para adoptar sin papeles" y decidió aceptarla "porque la iban a matar".

Obligada a decidir entre el conflicto planteado por el derecho de Evelyn y el de las Abuelas, la Justicia encontró una salida lateral. Ahora se sabe que es hija de Bauer y Pegoraro, vistos por última vez en la ESMA, adonde nació Evelyn. "Comprendo que quieran saber si soy o no su nieta porque me buscaron todos estos años y es horrible, pero tienen que entender que yo tuve una familia y la sigo queriendo", dijo Evelyn en una entrevista con el diario La Nación.

Este es el tercer caso de apropiación que la Justicia esclarece con métodos alternativos a la extracción de sangre. El primero fue el de Natalia Suárez Nelson, apropiada por el tanguero Omar Alonso, contra quien ahora se querella. El segundo fue el de Alejandro Sandoval Fontana, apropiado por el gendarme Víctor Rei. En 2001, la mayoría de la Corte Suprema le dio la razón a Evelyn, considerando que se debía proteger su derecho a intimidad. Ahora, se inclinaría por rechazar la extracción compulsiva pero dejaría la puerta abierta para que se utilicen métodos como el que permitió conocer la identidad de Evelyn.

Luciano Hazan, coordinador del equipo jurídico de Abuelas, dijo a Página 12 que "lo peor es dejar en manos de los jóvenes la decisión de sacarse sangre". El debate, cuando se han encontrado 89 nietos y restan 411, está servido.