Jueves, 24 de Abril de 2008

Francia deniega una regularización masiva de 'sin papeles' con contrato

El Gobiernoavanza que la única opción para los cientos de inmigrantes interesados es "un examen caso por caso" 

EFE ·24/04/2008 - 12:06h

EFE - Cientos de inmigrantes "sin papeles" participan en una manifestación pidiendo una regularización global para los inmigrantes, el pasado sábado 5 de abril de 2008 en Paris, Francia.

El ministro francés de Inmigración, Brice Hortefeux, ha asegurado que no habrá "ninguna operación de regularización masiva", en relación con el procedimiento abierto para que cientos de sin papeles que trabajan con contrato en el país puedan someter su expediente a la Administración.

En una entrevista publicada hoy por Le Figaro, Hortefeux avanzó que la única opción para los 800 expedientes presentados ayer por los inmigrantes interesados es "un examen caso por caso en función de la realidad del contrato de trabajo, de la situación del empleo en un sector en tensión o en un departamento".

Además, justificó ese tratamiento individualizado con la ley que lleva su nombre y que permite "con carácter excepcional regularizar caso por caso en sectores que tengan grave escasez de mano de obra", pero también recordó que España e Italia, que procedieron a regularizaciones masivas en el pasado, "han renunciado oficialmente a esa política".

Reacción a la huelga 

La reacción del ministro francés tiene que ver con la huelga iniciada el martes de la semana pasada por varios cientos de inmigrantes en situación irregular en París y su región, que trabajan esencialmente en restaurantes, para reclamar documentación, con el argumento de que tienen contratos, cotizan a la Seguridad Social e incluso pagan impuestos.

Hortefeux cuestionó las cifras que estos últimos días han dado responsables patronales de 50.000 ó incluso 100.000 sin papeles que estarían trabajando en Francia: "no creo que correspondan a la realidad", dijo.

"Algunos patronos optaron un tiempo por la facilidad al contratar clandestinos porque no tenían derechos sindicales ni salario mínimo" 

Añadió que "algunos patronos, afortunadamente no la mayoría, optaron un tiempo por la facilidad al contratar clandestinos porque no tenían derechos sindicales ni salario mínimo. A otros los engañaron. Pero eso ya no es posible" por la reglamentación que él puso en marcha desde julio del pasado año.

Gracias a esa normativa, que obliga a los empresarios a verificar con la Administración que los documentos que les presentan los trabajadores a los que contratan son legales, sólo en París se han detectado un 10 por ciento de fraudes de 62.635 demandas, contó.

Política de firmeza, equilibrio y justicia 

El ministro de Inmigración, que insistió en que seguirá "nuestra política de firmeza, de equilibrio y de justicia", indicó igualmente que el pasado año el número de clandestinos bajó un 6 por ciento, algo que "no se había producido desde hace una generación".

De acuerdo con su balance, en los cinco últimos años Francia ha expulsado a 110.000 sin papeles y en 2007 fueron detenidos 1.688 empresarios por haber empleado a clandestinos (un 40% más que en el ejercicio precedente).

Igualmente, la inmigración familiar bajó un 12% en 2007 y en lo que llevamos de año el descenso es del 27%.