Miércoles, 23 de Abril de 2008

España "resistirá mejor la crisis" que otros países, según un ex director del FMI

EFE ·23/04/2008 - 23:46h

EFE - El ex director gerente del Fondo Monetario Internacional Michel Camdessus, durante la conferencia que esta tarde ha ofrecido en el Club Financiero de A Coruña.

El ex director del Fondo Monetario Internacional (FMI) Michel Camdessus aseguró hoy que el crecimiento económico en España "frena, pero menos que otros países", y consideró que "resistirá mejor la crisis" que EEUU o el Reino Unido.

Camdessus, que pronunció una conferencia en A Coruña, indicó en un encuentro con un grupo de periodistas, entre ellos de Efe, que la caída de la demanda de la actividad inmobiliaria "no debe traducirse en una crisis catastrófica".

En este sentido, opinó la Unión Europea afrontará mejor la crisis, pero subrayó que eso no exime de que las perspectivas de crecimiento sean "algo menos optimistas que las del ministro -de Economía, Pedro- Solbes, pero sí serán en torno al 2,3 por ciento, quizás algo por debajo".

España "tiene una asignatura pendiente", comentó Camdessus, que estuvo al frente del FMI de 1987 a 2000, y abogó por "reorientar su forma de crecimiento" al considerar que "no debe estar centrada en el turismo y la construcción, sino en el área de conocimiento, nuevas tecnologías, innovación y desarrollo".

Añadió que eso constituye un reto por la necesidad de actuar "rápido", porque "los países emergentes aprenden rápido y ya están trabajando en sectores nuevos".

Respecto a la crisis crediticia, Camdessus aseguró que en esta ocasión está "más de acuerdo" con las medidas tomadas por el Banco Central Europeo respecto al mantenimiento de los tipos de interés que con las indicaciones del FMI de bajarlos.

"Si el organismo europeo hubiese bajado los tipos desde el principio, dónde estaríamos ahora", preguntó Camdessus.

Indicó las dificultades de predecir la duración de la crisis, ante la que los gobiernos "están tomando medias enérgicas para hacerle frente", pero consideró que se adoptaron "quizás un poco tarde y con un coste muy alto".

Camdessus dijo que el coste no sólo será en términos económicos, sino sociales debido a "las víctimas que va a dejar por el camino", y apuntó que más de tres millones de personas se han quedado sin sus viviendas en EEUU.

Apuntó que, además, muchos accionistas han perdido dinero y "han convertido a todos en víctimas, ya que una parte del precio a pagar para superar esta crisis será la inflación mundial", dijo.

Camdessus explicó que la situación actual se caracteriza por la coexistencia de tres fenómenos de gran importancia, que "pueden hacer descarrilar los logros que se habían conseguido con la globalización" y que son "la crisis alimentaria, la climática y la financiera".

Por ello, "sólo hace falta que dos polos se crucen para hacer saltar una bomba nuclear y aquí hay tres", advirtió el ex dirigente del FMI, critico con "la poca eficiencia en predecir el futuro de una crisis" por parte de los economistas y con la falta de compromiso con el desarrollo sostenible por parte de los Estados.

Ante este panorama, se mostró partidario de reformar las instituciones internacionales, abogó por una mayor gobernabilidad internacional y, en definitiva, que sean "organismos con legitimidad política para hacer frente a estos desafíos".

En este sentido, propuso la creación de una cúpula suprema "por encima de los organismos internacionales, con capacidad de arbitrio en las decisiones de máximo nivel", una organización que "no sea necesariamente de carácter permanente", dijo.