Martes, 16 de Octubre de 2007

Los hechos reales no desmienten los rumores

Una investigación demuestra que los cotilleos son una fuente básica de información.

MIGUEL ÁNGEL CRIADO ·16/10/2007 - 21:47h

Dos investigadores alemanes y otros dos austríacos han demostrado que los cotilleos, los chismes y los rumores comparten el mismo valor informativo y credibilidad que la observación de los hechos.

Durante meses, 126 estudiantes de las universidades de Kiel, Münster (Alemania) y Viena (Austria) han participado en un juego de ordenador diseñado por los cuatro profesores.

Su objetivo era medir la capacidad de convicción e información que tienen las opiniones de los demás, así como su impacto en la conducta del que escucha el cotilleo.

Su conclusión es que los rumores ayudaban a los estudiantes a enterarse de acontecimientos que no veían por sí mismos. Pero lo que más sorprendió a los investigadores fue que el contenido del cotilleo sigue manteniendo su valor aunque el que lo ha escuchado tenga acceso a la información directa.

En su informe concluyen que "hay que rechazar la hipótesis de que los rumores no tienen efecto si la persona accede directamente a la información".

Las habladurías sobre las personas dependen, además, de cómo se portan con el prójimo. Quienes cooperan reciben opiniones positivas. Por su parte, el cotilleo sobre los egoístas suele ser negativo. Además, comprobaron que el nivel de cooperación es más alto entre los que más confían en los rumores.