Miércoles, 23 de Abril de 2008

El acoso al cliente no logra atajar la prostitución

La campaña del ayuntamiento de Madrid para frenar el negocio es recibida con frialdad por las asociaciones que trabajan con las meretrices

SUSANA HIDALGO ·23/04/2008 - 20:29h

“Tu dinero hace mucho daño. Porque tú pagas, existe la prostitución”. Con este lema, el Ayuntamiento de Madrid inició el pasado 7 de abril una campaña dirigida a disuadir a los hombres que pagan por tener sexo porque ese dinero financia las mafias que explotan a las mujeres y que  también trafican con armas.

La campaña municipal, controvertida y que se puede ver en el transporte público y en los medios de comunicación, ha sido acogida con frialdad por las asociaciones que trabajan con las meretrices. En Madrid, ejercen la prostitución unas 1.400 mujeres, según datos de la ONG Médicos del Mundo.  El 24,3 % de los hombres españoles entre 18 y 29 años reconoce que ha tenido alguna vez relaciones con una prostituta, según una encuesta del Instituto Nacional de Estadística (INE). Ese porcentaje sube hasta el 43,2% en los hombres entre 40 y 49 años.

A favor de la igualdad

Desde la Asociación Para la Reinserción de Mujeres Prostituidas (Apramp), su portavoz, Rocío Nieto, defiende cualquier campaña “a favor de la igualdad entre hombre y mujer”. “Las campañas siempre son positivas y todo lo que tenga que ver con la sensibilización está bien”. Pero matiza: “El problema de la campaña ideada por el Ayuntamiento de Madrid es que no se entiende. Cuando el texto dice: ‘Por qué tú pagas, existe la prostitución...’ No se sabe quién es el que paga. ¿El cliente? ¿El club?”, señala Nieto.

“La sensibilización está bien, pero en primer lugar hay que atender los derechos de las mujeres que están siendo víctimas de la trata de blancas  y el resto tendrá que venir después”, agrega la portavoz de Apramp.

Despropósito

Carmen Briz, de Hetaira, colectivo en defensa de los derechos de las prostitutas, tilda la campaña municipal de “despropósito”. “Me gustaría saber cuánto dinero público se ha gastado el Ayuntamiento de Madrid en esto. Es una campaña insensata y fuera de la realidad”, subraya.

“No se puede culpar al cliente de la existencia de  las mafias. Además, hay que luchar contra la trata de blancas y los proxenetas pero sin dejar de proteger a las mujeres”, señala Briz. Y pone como ejemplo el hecho de que este mes la policía ha desarticulado la mayor red de traficantes de mujeres rusas, que desde 2005 trajo a España unas 2.000 jóvenes. Pero en la operación han sido  detenidas 400 prostitutas. La mayoría han sido deportadas a Rusia por no tener los papeles.

En Proyecto Esperanza, organización que trabaja para ayudar a las mujeres víctimas víctimas de las mafias, no entran a valorar la campaña, pero remiten como ejemplo a la asociación alemana Ban Ying.  Esta ONG berlinesa puso en marcha una campaña dirigida al cliente pero no para hacerle sentir culpable, si no para instarle a denunciar casos de explotación sexual. Ban Ying instaló en los lavabos públicos para caballeros  el siguiente  cartel: “7 cm. 14,5 cm. 20 cm. La responsabilidad no se puede medir en centímetros. Independientemente de cuál sea el tamaño de tu pene; tú eres la única persona que puede reconocer si una mujer ejerce la prostitución involuntariamente. Llama al 4406373 de Berlín”.