Martes, 16 de Octubre de 2007

La deuda histórica irrita a Extremadura

ALICIA GUTIÉRREZ ·16/10/2007 - 21:18h
Los 300 millones de euros que el Gobierno transferirá a Andalucía a comienzos de 2008 como anticipo de la denominada deuda histórica han tenido un efecto insólito: lograr que el PSOE extremeño haga causa común con el PP andaluz frente al también socialista Manuel Chaves en un denodado esfuerzo por demostrar que ese anticipo de Tesorería carece por completo de valor político e incluso contable. "Es una operación de maquillaje, como, por cierto, ha dicho el PP de Andalucía", espetó en una reciente entrevista el presidente de Extremadura, Guilermo Fernández Vara, hurgando así en la herida del ya largo desencuentro con el PSOE andaluz, uno de cuyos proyectos estrella, el traspaso del Guadalquivir, tiene recurrido en el Constitucional.
Andalucía contraataca
Pronunciadas en plena carga del PP extremeño, que se ha lanzado en tromba contra el sucesor de Rodríguez Ibarra para exigirle que arranque a Madrid un adelanto similar al andaluz, las palabras de Fernández Vara encontraron ayer una réplica ácida en el Gobierno andaluz: "Trescientos millones de euros equivalen al 6% del Presupuesto de Extremadura, así que si el presidente extremeño lo considera una operación de maquillaje no sé qué considerará importante".
Lo dijo Enrique Cervera, portavoz del Gobierno andaluz. Pero el contraataque no paró ahí. "La Junta de Extremadura -remató Cervera- decidió no reformar su Estatuto, y su anterior presidente [Rodríguez Ibarra] se empleó en términos poco respetuosos con la reforma andaluza". Tanto el Estatuto extremeño como el andaluz prevén el pago de la denominada deuda histórica por las especiales, es decir, pésimas, "circunstancias socieconómicas" con que ambas comunidades emprendieron el camino de la autonomía a comienzos de los ochenta. Pero, a diferencia de la norma extremeña, la andaluza incluye ahora un plazo -finales de 2010- para que el Gobierno abone la deuda.