Miércoles, 23 de Abril de 2008

Mubarak confirma su mediación en Gaza, pero no espera resultados inmediatos

EFE ·23/04/2008 - 18:04h

EFE - La canciller alemana, Angela Merkel, da la bienvenida al presidente egipcio, Hosni Mubarak, en la Cancillería de Berlín.

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, confirmó hoy su mediación para un cese de las hostilidades en la franja de Gaza, pero aventuró que no espera resultados positivos inmediatos de sus contactos con Israel y el grupo Hamás.

"En este momento se está hablando de condiciones para hablar de cese de la violencia y sólo puedo decir que estamos esperando la respuesta de ambas partes", declaró Mubarak, tras entrevistarse en Berlín con la canciller alemana, Angela Merkel.

"El proceso será largo", agregó Mubarak, que viajó a Berlín tras una visita de tres días a Francia, donde, como hiciera hoy con Merkel, trató, entre otras cuestiones, de la situación en Oriente Medio, la proyectada Unión por el Mediterráneo y la subida de los precios de los alimentos en los países en desarrollo.

Mubarak reiteró que la paz entre Israel y los palestinos sigue siendo una prioridad en la región y, en ese contexto, alabó la iniciativa de Alemania de celebrar el próximo mes de junio en Berlín una conferencia ministerial de apoyo a las instituciones palestinas.

La canciller espera que a la misma asistan todos los responsables árabes de Asuntos Exteriores, "pues es muy importante que, entre todos, enviemos una señal de apoyo al futuro Estado palestino".

El tema central de la conferencia, que sigue sin fecha por "problemas de agenda" de algunos ministros invitados, será cómo reforzar las fuerzas de seguridad palestinas.

Merkel y Mubarak hablaron también de Irak, de la volátil situación en el Líbano, de la conflictiva región sudanesa de Darfur, de cooperación bilateral y de las relaciones entre la Unión Europea y sus vecinos del sur del Mediterráneo.

Mubarak, como subrayara en París, garantizó que la proyectada Unión por el Mediterráneo "contara con todo el apoyo e interés de Egipto", al tiempo que Merkel destacó la importancia "política" que la zona mediterránea tiene para el conjunto de la Unión.

Explicó ante la prensa egipcia que sus reticencias iniciales al proyecto se debieron precisamente a eso: "el Mediterráneo nos importa a todos, no sólo a los países comunitarios ribereños".

Merkel aseguró que la Unión Europea será consecuente y traducirá en hechos sus deseos de reforzar la cooperación con el Mediterráneo sur: "no será por falta de recursos, que los hay".

Otro de los temas tratados por Mubarak y Merkel fue la subida de los precios de los alimentos básicos en los países en desarrollo, encarecimiento que afecta a muchas familias egipcias.

La canciller opinó que no hay recetas milagrosas a ese problema y tampoco aventuró que los precios bajen, pues la demanda es superior a la oferta, es decir, el mundo consume más de lo que produce.

Precisó que el desarrollo paulatino de los países pobres ha hecho que en India o China, por ejemplo, haya 400 millones de personas que, en vez de comer una vez al día, ahora lo hacen dos.

"Tenemos que abordar este problema de forma integral y en esa búsqueda de soluciones no sólo está comprometida Alemania, sino también las grandes potencias económicas del mundo, el G-8", agregó Merkel.