Martes, 16 de Octubre de 2007

Disección de Venecia a través de los canales sensoriales

Tiziano Scarpa propone una división de la ciudad basada en las partes del cuerpo: de los pies a la cara, del tacto a lo visual, sin olvidar el corazón

ANA LASACA ·16/10/2007 - 20:58h

Canales de Venecia

Quienes viajan en busca de sensaciones fuertes están de enhorabuena. Venecia es un pez se aleja de la tradicional estructura de las guías turísticas y propone un recorrido para vivir la ciudad a través de los sentidos. Por no tener, no tiene ni un socorrido callejero. Una carencia que el autor enfatiza al exclamar al lector: ¡Tira ese plano! En vez de dedicar cada capítulo a un barrio, Tiziano Scarpa propone una división basada en las partes del cuerpo: de los pies a la cara, del tacto a lo visual, sin olvidar el corazón.

Esto le permite contar ritos medievales, como el hecho de que a los condenados a muerte se les ofrecía una última posibilidad de gracia en caso de que pudiesen rodear la columna más torcida del Palacio Ducal.
Una crueldad, ya que según el propio autor, todavía hoy resulta imposible. De igual modo, define los mejores lugares para hacer el amor a escondidas. ¿Pistas?  “Portones sin timbres, rincones siniestros bajo farolas rotas o barcazas atracadas en pequeños canales deshabitados”.

Asimismo, alerta a los turistas sobre la alta tasa de manifestaciones amorosas que se dan a la luz pública, dada la tardía edad de emancipación de los jóvenes venecianos.

Scarpa aprovecha el capítulo dedicado al rostro para ahondar en la tradición carnavalesca de la ciudad. Contra todo pronóstico, explica que “el Carnaval de Venecia es poca cosa, dura más o menos un par de semanas” frente al resto del mundo, “que va disfrazado desde el 1 de enero al 31 de diciembre”.    

El sentido auditivo servirá al turista para apreciar toda una variedad de fauna que puebla la ciudad de los canales. Gatos, tórtolas y palomos están a la orden del día, de la noche y del amanecer. Las burbujas de los cangrejos son apreciables desde la superficie del agua.  

Si a este compendio de secretos sumamos todas las referencias literarias y cinematográficas de Venecia, la estancia en la ciudad del Véneto puede revelarse única.