Martes, 16 de Octubre de 2007

Vía libre provisional a Suez en Gas Natural

La CNE se reserva el veto si se consuma la fusión con GDF.

ANTONIO M. VÉLEZ ·16/10/2007 - 20:42h

Suez ya tiene el permiso de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) para alcanzar el 11,4% de Gas Natural. La compañía francobelga de energía y medio ambiente anunció en abril que pediría ese permiso. Hasta entonces, participaba en la gasista con un 5% a través de Hisusa, un hólding compartido con La Caixa, su aliado tradicional en España.

Como se esperaba, el visto bueno del regulador energético no es incondicional. La CNE se reserva la posibilidad de “revisar en todos sus extremos” (esto es, revocar) su decisión, en el caso de que el grupo francés complete su fusión con el gigante gasista francés, GDF.

Actualmente, Suez es un grupo privado (uno de sus principales accionistas, el belga Albert Frère, participa también en Iberdrola), pero, cuando esa operación se complete (como muy pronto, será el próximo año), el 35% de la futura GDF-Suez estará en manos del Estado francés.

Ese carácter público hace que, salvo que el Gobierno español diga lo contrario, sus derechos políticos en Gas Natural estarán limitados al 3%.

Influencia en el consejo

Entre las condiciones fijadas por la CNE, está la obligación por parte de Suez de informar sobre “la evolución de su participación accionarial” en Gas Natural, así como acerca de su influencia en los órganos de administración de la gasista. Suez asegura que no se plantea incrementar “a corto plazo” su participación en Gas Natural, y que no quiere entrar en su consejo de administración. La compañía insiste en que su posición en Gas Natural es “amistosa”.

La CNE ha decidido que, si el grupo que preside Gérard Mestrallet adquiere una “influencia significativa” en Gas Natural, deberá respetar las inversiones previstas por la gasista en transporte y distribución de gas y electricidad (que son actividades reguladas por el Estado).

La resolución de la CNE, ante la que cabe recurso de alzada ante el Ministerio de Industria, no sólo depende de la fusión entre Suez y GDF, sino también de que ese 11,4% no confiera al grupo francés “un aumento del grado de influencia real” o “la capacidad de ejercer el control” de Gas Natural, aun con terceros.

El regulador ha tardado cuatro meses en decidir, el doble de lo habitual. Pero es que el panorama ha cambiado mucho desde abril. Entonces, Gas Natural se perfilaba como un plan B para Suez si fracasaba su fusión con GDF, que se estaba negociando.

Pero esa operación parece que saldrá adelante, gracias al decidido impulso dado el mes pasado por el Gobierno de Nicolas Sarkozy. La fusión ha sido calificada por el presidente del grupo alemán E.ON, Wulf Bernotat, como una “renacionalización” de Suez.

Bernotat se reunió ayer con los consejeros de la CNE para explicar sus planes con Viesgo y los restantes activos de Endesa que comprará a Acciona y Enel.

El permiso de la CNE sentó bien a la cotización de Gas Natural, que ayer ganó un 2,14%. Repsol YPF,  que, tras La Caixa, es el segundo accionista de la gasista (y que había alegado en contra del visto bueno del regulador), subió un 0,78%, hasta 25,77 euros por acción.

El grupo se hace con el 33% de Aguas de Valencia

Suez está lanzada en España. El grupo compró ayer el 33% de Aguas de Valencia (Agval) a la francesa Saur, por 135 millones, a un precio de 208,37 euros por título, muy superior a los 90 euros que ofrecía Inversiones Agval (sociedad que agrupa a los socios valencianos de la empresa de aguas) en una reciente OPA que sólo captó el 3,51% del capital.

Suez ha pedido a la CNMV que le exima de lanzar una OPA por el 100% de Agval (está legalmente obligada, al superar el 30%), ya que su peso es menor al de los socios valencianos (tienen el 60,6%). El grupo francobelga, junto a La Caixa, ha lanzado una OPA por el 50,2% de Aguas de Barcelona que todavía no controlan.