Martes, 16 de Octubre de 2007

Rajoy: "Zapatero dijo a Ibarretxe lo que yo le pedí que le dijera"

El presidente del PP, sin embargo, considera que el jefe del Ejecutivo "ha perdido la credibilidad".

ANA PARDO DE VERA ·16/10/2007 - 20:53h

El presidente del PP, Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa en la sede nacional del PP. EFE

Da igual lo que el presidente del Gobierno haya dicho al lehendakari Juan José Ibarretxe. El líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, cree que aunque las palabras de Zapatero hayan sido las que él hubiera utilizado -el no a la consulta- porque el jefe del Ejecutivo "dijo a Ibarretxe lo que yo le pedí que le dijera", aquél ha perdido su credibilidad y, por tanto, tiene que rectificar.

En una rueda de prensa convocada ayer, horas después de la reunión entre Zapatero e Ibarretxe, Rajoy compareció para explicar su opinión del encuentro: "El señor Ibarretxe ha dicho esta mañana que el PNV y el PSOE han negociado políticamente con ETA y con Batasuna y que, por tanto, él también tiene derecho a que se negocie políticamente con él".

El líder conservador utilizó esta afirmación del lehendakari a lo largo de toda su comparecencia pública, incluido el turno de preguntas, para criticar al presidente del Gobierno que hubiese negociado políticamente con ETA: "Es absolutamente inaceptable", porque "ni ETA ni Batasuna tenían ningún derecho a negociar políticamente sobre España y esa negociación con el Gobierno nunca tendría que haberse producido. El señor Ibarretxe, aunque sea un dirigente de un partido político democrático, tampoco tiene ningún derecho a negociar sobre España y, por tanto, esa negociación no se puede producir".

España, de los españoles

Para el presidente del PP, que aseguró que no le había llamado Zapatero desde antes del verano -"Ni siquiera para un tema tan importante como éste"-, "España es de los españoles", que serán quienes decidan sobre su futuro, y lo que pretende Ibarretxe, en su opinión, es que "los españoles no puedan decidir sobre una parte importante de España como es el País Vasco".

Rajoy dijo esperar que Ibarretxe "no haya comenzado una negociación, porque España no la pueden negociar" el presidente del Gobierno y el lehendakari".

Sobre las intenciones del presidente del Gobierno, el líder conservador aseguró desconocerlas, aunque se mostró confiado en que "tenga las cosas claras y actúe en consecuencia". Si el Gobierno lo hace así,  Mariano Rajoy está dispuesto a "apoyarle", pero si no, "como ya hice en otras ocasiones, le diré a los españoles que eso no se puede hacer".

Aunque el presidente del PP quiso dejar "al juicio de cada uno" la evaluación sobre si José Luis Rodríguez Zapatero actuó o no con convicción frente el lehendakari, aclaró que él juzga a las personas "por lo que han dicho y por lo que han hecho y los antecedentes del señor Zapatero no nos animan a ser en exceso optimistas".

Peticiones desmesuradas

Sin embargo, Rajoy cree que Zapatero puede rectificar, dándose cuenta de que se ha equivocado, si bien el líder del PP aprovechó para endurecer su discurso contra el presidente del Gobierno: "Nunca como en esta época estuvieron los nacionalistas con unas peticiones tan desmesuradas como ahora y sobre todo, hay un antecedente, que paradójicamente ha usado el señor Ibarretxe, y es que eso ya lo negoció con ETA".

Rajoy volvió al lado comprensivo y doctrinal con el presidente al señalar: "Yo espero y deseo que el señor Rodríguez Zapatero haya cambiado de opinión y no vuelva a meterse en berenjenales", pero volvió a la reprimenda al sostener que "en cualquier caso, su credibilidad es más que dudosa para mucha gente".

Posteriormente, y a petición de un periodista, el número uno del PP se puso en lugar del presidente del Gobierno a partir del próximo mes de marzo, el de las generales que podrían darle la victoria. Su respuesta fue la misma que dio Zapatero cuando se le preguntó sobre la aplicación de la ley en caso de que Ibarretxe continuara con su hoja de ruta y convocase la consulta el 25 de octubre: "Cuando yo sea presidente del Gobierno -afirmó Rajoy- no me tendré que preocupar de que el señor Ibarrextxe incumpla la ley. El que se tiene que preocupar es el señor Ibarretxe: de cómo va a convocar ese referéndum y de que si lo convoca, se le aplique la ley".

A la misma pregunta, el pasado 3 de octubre, el presidente del Gobierno había respondido: "Quien tiene que tener temor es quien incumple la ley".