Miércoles, 23 de Abril de 2008

Berlusconi dice que un grupo italiano comprará Alitalia, pero con recortes de personal

EFE ·23/04/2008 - 13:22h

EFE - Varios aviones de Alitalia permanecen en el aeropuerto internacional 'Leonardo da Vinci' de Fiumicino, Roma, Italia.

El próximo presidente del Gobierno de Italia, Silvio Berlusconi, reiteró hoy su convicción de que un grupo nacional comprará Alitalia, pero añadió que será inevitable una "dolorosa reducción" del personal de la aerolínea, en declaraciones a una emisora de radio.

"Para nosotros habría sido mejor dejar al anterior Gobierno la patata caliente de cerrar las negociaciones de compra con Air France-KLM, pero es interés nacional no perder la compañía de bandera", dijo Berlusconi.

El futuro jefe de Gobierno añadió que habrá que salvaguardar el mayor número de empleados de Alitalia, pero que es inevitable que muchos trabajadores de la aerolínea "se tendrán que buscar otro puesto de trabajo porque nadie puede garantizar el actual número de empleados".

El Gobierno de Italia en funciones aprobó ayer un préstamo puente de 300 millones de euros, que tendrá que ser reembolsado el próximo 31 de diciembre, para garantizar la supervivencia de la compañía de bandera Alitalia.

El ministro de Economía en funciones, Tommaso Padoa-Schioppa, puntualizó que ha sido el nuevo presidente del Gobierno, Silvio Berlusconi, quien insistió en que la cifra prevista para el préstamo -unos 150 millones de euros- aumentase hasta los 300 millones.

Según Berlusconi, ahora los empresarios italianos tendrán algunos meses para analizar las cuentas de la compañía y después presentar su oferta vinculante.

Por otra parte, Berlusconi rechazó las acusaciones de que el grupo franco-holandés Air France retirase su oferta por Alitalia debido a las "injerencias políticas".

"No es verdad que se han producido injerencias políticas, lo único cierto ha sido el veto de los sindicatos a las condiciones impuestas por Air France", explicó Berlusconi.

El presidente del Gobierno saliente, Romano Prodi, afirmó ayer que han sido "las excesivas interferencias registradas durante la campaña electoral por parte de facciones políticas bien identificadas y las dificultades planteadas por los sindicatos", lo que ha hecho que Air France-KLM retirase su oferta.