Martes, 16 de Octubre de 2007

Irak implora a Turquía que no ataque a los kurdos

Bagdad teme que una invasión en el norte acabe con el escaso crédito del Gobierno y pide a Turquía que respete los acuerdos suscritos en materia de seguridad

PÚBLICO ·16/10/2007 - 20:18h

Un coche bomba en Bagdad. REUTERS

En cualquier momento las tropas turcas pueden cruzar su frontera con Irak y atacar las bases del PKK kurdo. Pero la decisión definitiva aún no se ha tomado, lo que le da tiempo al Gobierno iraquí a movilizarse.

Irak pidió ayer a Turquía que respete los acuerdos suscritos en materia de seguridad y no lance una ofensiva terrestre contra los separatistas kurdos más allá de sus fronteras.

Ante la nula predisposición turca a rebajar la presión que ejerce sobre el Kurdistán del país vecino, el primer ministro iraquí Nuri al Maliki convocó ayer a su Gabinete de crisis a una reunión de urgencia. Su primera decisión fue enviar a Turquía al vicepresidente, Tarek al Hachemi, que mantuvo sendos encuentros con el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, y el presidente, Abdullah Gül.

Maliki teme que si Ankara aplasta a la guerrilla kurda que se refugia en su país, la zona más estable de Irak quedará hecha pedazos.

Promesa iraquí

El ministro de Seguridad Nacional iraquí, Sherwan Al Waeli, prometió usar todos los medios a su alcance para evitar que los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) utilicen su país como base de operaciones para sus incursiones en territorio turco.

No fue suficiente. En el Parlamento turco, Erdogan acusó a Bagdad de no haber hecho lo suficiente para frenar los ataques contra su país por parte del PKK. "Deben asumir una posición clara, es del interés de todos", dijo el primer ministro antes de hacer un llamamiento a la "cooperación" para acabar con los rebeldes que se refugian en el norte de Irak.

Erdogan reconoció que los diputados del Partido de Desarrollo y Justicia (AKP) que deben autorizar la invasión "han agotado la paciencia". La ofensiva terrestre parece cuestión de tiempo.

Cerca de la frontera con el Kurdistán, en Mosul, cuatro policías murieron y otras 75 personas resultaron heridas, en un atentado suicida contra una comisaría de policía. Fuentes hospitalarias no descartaron que la cifra de víctimas pueda incrementarse ya que la explosión destruyó varias viviendas.