Martes, 16 de Octubre de 2007

PP, PSOE y CiU tumban la ley sobre eutanasia

IU, que ha presentado en el Congreso una propuesta de despenalización, afirma que cuenta con el apoyo del 76% de la sociedad.

LUIS CALVO ·16/10/2007 - 20:15h

Por cuarta vez en esta legislatura el Congreso de los Diputados ha debatido una propuesta de despenalización de la eutanasia. Por cuarta vez ha sido rechazada por una enorme mayoría. PSOE y PP han actuado juntos y han vuelto a cerrar, de forma mayoritaria, la puerta a la reforma propuesta por IU-ICV. La propuesta ha sido rechazada por 282 votos en contra, 20 a favor y ocho abstenciones.

Incluso las razones y argumentos que han esgrimido los dos grandes partidos han sido muy parecidos. Pilar Grande, del grupo socialista y el conservador Mario Mingo han remitido a los cuidados paliativos para lograr la muerte dulce.

La opción, cuidados paliativos

Ambos han utilizado casi la misma frase: "Si un enfermo pide la eutanasia, dice que no quiere vivir así, lo que hay que cambiar es el ‘así'". Según ambos portavoces, la mayoría de enfermos a los que se les proporcionan los cuidados dejan de pedir la eutanasia. "No podemos afrontar esta reforma en un país donde aún no se han implantado lo suficiente la medicina paliativa", mantuvo Grande.

Carmé García, encargada de defender la propuesta, ya había pedido en su intervención que no se mezclaran ambos temas. "Eutanasia y cuidados paliativos son complementarios, no sustitutivos. Aquí hemos venido a discutir sobre lo primero", explicó García.

"En España se muere mal y caro" 

"A pesar de que en España se muere mal y caro", la diputada sostuvo que ése no es el debate. García aseguró que una sociedad en la que cada año crece el porcentaje a favor de la eutanasia, de un 70% en 1995 a un 76% en 2006, está madura para iniciar el debate. "¿A qué espera Zapatero? ¿A que haya un 100%?", reprochó. "Lo que le preocupa es perder unos cuantos votos".

Según la diputada el PSOE ha incumplido las promesas de crear una comisión que estudiara el tema durante la legislatura. Ese mismo reproche salió de otros dos grupos. ERC y PNV se mostraron de acuerdo con el espíritu del proyecto, pero reclamaron un debate tranquilo y una comisión con tiempo para estudiar el asunto y reclamar la opinión de expertos.

El momento para aprobar esta iniciativa, expusieron, era al principio de la legislatura, no ahora.