Martes, 16 de Octubre de 2007

Otro año de gripe suave

Aunque el virus de esta temporada no se prevé muy agresivo, los expertos aconsejan que no se baje la guardia

ANTONIO GONZÁLEZ ·16/10/2007 - 20:04h

Una mujer vacunándose de la gripe. EFE

La epidemia de gripe volverá a ser este año moderada, al igual que en las dos temporadas anteriores. Ésta es al menos la opinión de varios expertos tras analizar las cepas que está previsto que circulen a partir de noviembre en España. Advierten de que ante la gripe es mejor no bajar la guardia, porque nunca se puede descartar una variación del microorganismo que eleve la virulencia de la infección.

El director general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Manuel Oñorbe, destaca que las cepas de este año (variantes de la A/Solomon,
A/Wisconsin y B/Malaysia) no son muy virulentas, por lo que no se espera una campaña especialmente mala. Oñorbe recuerda que la epidemia de la gripe se comporta de forma explosiva hasta alcanzar un pico de incidencia, que suele darse generalmente en el mes de enero.

Atentos a la meteorología

En cualquier caso, buena parte de la incidencia final estará vinculada a la meteorología, ya que si el invierno es seco y frío, la gripe se extenderá con más facilidad, según señala el coordinador del Grupo de Enfermedades Infecciosas de Neumomadrid , José Gallardo. Además, si hay variedad de virus circulando es más fácil que pueda darse una mutación.
Las campañas de concienciación parecen haber calado en la población y este otoño se está vacunando mucha gente, aproximadamente un 10% más que en 2006, según explica Gallardo. “La mejor forma de evitar la gripe es prevenirla”, añade este neumólogo, que recuerda que la vacunación es efectiva en el 80% de los casos, si bien la eficacia disminuye a partir de los 60 años.

A su juicio, la población ya ha tomado conciencia de la importancia de la vacuna, como lo demuestra el hecho de que cada vez con más frecuencia personas mayores, el principal grupo de riesgo, acuden por sí solas al centro de salud para vacunarse. Casi todas lascomunidades autónomas iniciaron sus campañas de vacunación en torno al 15 de octubre.

Posibles variaciones del virus

Pese a las buenas perspectivas para este año, hay que tener en cuenta que el virus que circule puede presentar variaciones que lo hagan más peligroso. El jefe del Servicio de Neumología del Hospital General Yagüe de Burgos, José Luis Viejo Bañuelos, advierte: “Sabemos lo que tenemos preparado en la vacuna, pero no lo que va a venir”.
Lo previsible a priori es que en esta temporada el virus presente pocas variaciones con respecto a la vacuna.

Este miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica explica que la gripe se extiende de norte a sur, y que suele atravesar la Península en apenas cuatro semanas desde que se inicia la epidemia.

En el caso de epidemias intensas, suele resultar afectada entre el 5% y el 15% de la población, aunque en residencias de la tercera edad esta cifra puede dispararse hasta el 50%. Si la campaña es más suave, como en principio ocurrirá este año, no suele llegarse al 5% de incidencia.

Sobre las vacunaciones, Viejo Bañuelos indica que en España suele seguir esta medida de profilaxis más del 20% de la población, lo que resulta importante porque no sólo se protege quien recibe la vacuna, sino también quienes le rodean. “La vacunación supone una barrera para la diseminación de la enfermedad, por lo que supone además un beneficio social”, agrega.

Los especialistas y el Ministerio de Sanidad recuerdan que la gripe es un proceso vírico y que por lo tanto los antibióticos no resultan efectivos y no deben tomarse, salvo prescripción médica. Reposar, beber agua y zumos en abundancia, además de tomar antitérmicos, son algunas de las medidas a seguir para aliviar los principales síntomas.

Grupos de riesgo que necesitan vacunarse 

1) Mayores de 65 años de edad: en personas mayores, la gripe puede generar serias complicaciones.

2) Pacientes con alto riesgo de sufrir complicaciones: niños y mayores con enfermedades cardiovasculares o pulmonares, pacientes con diabetes , embarazadas desde el segundo trimestre de gestación, niños y adolescentes que toman ácido acetilsalicílico (por el riesgo de sufrir el síndrome de Reye).

3) Trabajadores que pueden contagiar a otros: profesionales sanitarios y parasanitarios, tanto en hospitales como en centros de salud. También aquellos que trabajan en instituciones geriátricas, o proporcionan atención domiciliaria a pacientes de alto riego o ancianos.

4) Personas que trabajan en servicios esenciales: Policías, bomberos, y personal de Protección Civil, además de viajeros con riesgo de complicaciones que se dirijan a zonas tropicales o se desplacen al hemisferio sur entre los meses de abril y septiembre.

 

Noticias Relacionadas