Martes, 22 de Abril de 2008

El entrenador del Manchester huye de la condición de favorito ante el Barcelona

EFE ·22/04/2008 - 15:34h

EFE - El Barcelona afronta mañana frente al Manchester United su décima semifinal de la Copa de Europa, ronda que ha superado en cinco ocasiones a lo largo de su historia, aunque sólo ha logrado dos títulos, en Londres en 1992 y en París hace dos temporadas. En la foto, el jugador azulgrana Samuel E'too.

El entrenador del Manchester United, Sir Alex Ferguson, intentó hoy sacudirse la etiqueta de favorito con la que su equipo comparece a las semifinales de la Liga de Campeones y subrayó que el enfrentamiento ante el Barcelona será "un partido muy equilibrado".

"No creo que seamos favoritos", indicó el técnico escocés del Manchester, "se trata de dos equipos muy fuertes, con calidad, dispuestos a ofrecer un buen partido. Seguro que estamos ante un partido equilibrado", añadió.

La Liga inglesa ha colocado a tres equipos en las semifinales del torneo (Chelsea y Liverpool disputan hoy la otra semifinal) y Ferguson reconoció que la "exigencia" de la Premier "obliga a mejorar cada semana, a jugar con más intensidad, velocidad y técnica", circunstancias que sin embargo no convierten al Manchester en favorito en su eliminatoria ante el Barcelona.

Ferguson, además, instó a sus jugadores a demostrar que llegan a la semifinal "en mejores condiciones" que el año pasado, cuando el Milan les arrebató un puesto en la final. "Ahora tenemos más energía y mejor plantilla. Estamos más fuertes, y mañana es un partido para disfrutar".

Desde que Ferguson entrena al Manchester United, el conjunto inglés sólo ha superado una de las cuatro semifinales de la Liga de Campeones que ha jugado, por lo que el técnico recordó que su equipo está obligado a romper esa estadística y a aprovechar "esta oportunidad para seguir mejorando".

La historia de los enfrentamientos entre Manchester y Barcelona tiene marcada una fecha, el partido de 1994 en el Camp Nou. El equipo azulgrana ganó 4-0 y aquel día Ferguson extrajo "una lección, la importancia de la posesión de la pelota".

Catorce años después, hace apenas unas semanas, en el partido de ida de los cuartos de final ante el Roma, el Manchester pudo "demostrar todo lo que aprendimos aquel día en el Camp Nou".

El entrenador del Manchester no quiso referirse al partido como una final anticipada, pero sí reseñó que el ganador del cruce "tendrá muchas posibilidades de ganar la final".

Ferguson también aseguró la presencia de Wayne Rooney en el partido de mañana ("está bien, sólo tuvo un golpe el sábado") y pasó de puntillas sobre la ausencia de Ronaldinho, "un jugador importante al que siempre es bueno tener en la plantilla".

De vuelta al Camp Nou, escenario del último título europeo del United, la épica final de la Copa de Europa que ganó ante el Bayern de Múnich, Ferguson explicó que sólo había regresado a Barcelona "en un par de ocasiones" desde entonces, "por negocios o trabajo", aunque destacó que las consecuencias de aquella victoria "siguen teniendo su efecto" entre los jugadores y aficionados del Manchester.

Junto al técnico escocés compareció ante la prensa el defensa serbio del United Nemanja Vidic, que corroboró las sensaciones de su entrenador sobre las posibilidades de su equipo -"estamos mejor que el año pasado"- y que valoró el potencial del Barcelona "más allá de Messi".