Lunes, 21 de Abril de 2008

La CNMV resalta la solidez del sistema financiero español

El regulador bursátil alerta sin embargo sobre las dificultades de la construcción

PÚBLICO.ES ·21/04/2008 - 22:16h

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) considera que las entidades financieras nacionales afrontan el periodo de desaceleración de la economía “con una situación de solidez patrimonial apoyada en una elevada rentabilidad, con unos confortables niveles de solvencia y con unos niveles bajos de morosidad”. Así se describe la situación del sistema financiero español en el informe trimestral del regulador bursátil, que hace un repaso a la situación provocada por la crisis financiera internacional.

Según la CNMV, en el mercado de crédito español “no existe un segmento de alto riesgo como el estadounidense”, por lo que “la calidad de los activos es elevada”, y la escasez de liquidez en el mercado interbancario ha tenido un impacto más moderado que en otros países. La solidez de las entidades financieras es, a su juicio, una de la principales fortalezas de la economía española, junto al amplio margen de maniobra de la política fiscal, que permite el superávit sostenido de las Administraciones Públicas.

La Comisión extiende este mensaje tranquilizador al resto de las empresas que cotizan en bolsa, que en su opinión afrontan el periodo actual en una situación “confortable”. Sin embargo, también advierte de que las compañías del sector inmobiliario han incrementado de forma importante su endeudamiento, hasta alcanzar casi la mitad del total, lo que las hace más vulnerables en las actuales circunstancias de restricciones de liquidez

 

Inversores conservadores

En lo que respecta al comportamiento de los inversores españoles, el informe de laCNMV subraya su carácter conservador, “acentuado tras la crisis hipotecaria y financiera internacional”. El cambio de la fiscalidad del ahorro en vigor desde 2007 y el incremento de los tipos de interés han facilitado que los ahorradores hayan trasladado su inversión a activos más líquidos, “especialmente a los depósitos bancarios, en detrimento de los fondos de inversión”. El estudio señala que también se ha producido un aumento de las inversiones en renta fija, aunque menos ostensible.