Lunes, 21 de Abril de 2008

El Banco de Inglaterra asume riesgos de los bancos privados

Permitirá el canje de activos hipotecarios dudosos para inyectar confianza

LOURDES GÓMEZ ·21/04/2008 - 19:12h

El Banco de Inglaterra anunció ayer un plan de rescate gubernamental que permite a las entidades comerciales canjear paquetes de deuda hipotecaria y crediticia por bonos del Tesoro. La excepcional medida está orientada a “mejorar la liquidez” del sistema bancario y a potenciar “la confianza en los mercados financieros” sin exponer al sector público al “riesgo de pérdidas potenciales”, según señaló ayer el gobernador del banco emisor, Mervyn King.

En la práctica, la decisión supone que las instituciones públicas asumirán una parte del riesgo de los bancos privados. El banco central ha establecido una serie de cláusulas para evitar en lo posible que las pérdidas potenciales asociadas a los activos dudosos tengan que ser absorbidas por las arcas públicas, y por tanto pagadas por los contribuyentes. Para ello, exigirá que los activos que entregan los bancos, y que pueden depreciarse en el futuro, tengan un valor superior al de los bonos del Tesoro que reciben. Además, si el desfase finalmente se produce el Banco de Inglaterra podrá imponer a las entidades privadas que devuelvan una parte de los títulos del Tesoro.

Los bancos tienen un plazo de seis meses para solicitar el canje de sus garantías hipotecarias y de tarjetas de crédito por un periodo de un año, renovable hasta un máximo de tres. La oferta del Banco de Inglaterra, estimada inicialmente en 50.000 millones de libras (unos 62.500 euros), se limitará a préstamos anteriores a 2008, que la banca comercial no puede utilizar de aval para mejorar su liquidez desde el colapso del mercado interbancario producido por la crisis de las hipotecas basura. “Los mercados financieros no están actuando con normalidad, lo cual puede afectar a la economía global”, explicó ayer el Banco de Inglaterra para justificar su decisión.

La intervención de la institución reguladora cuenta con el apoyo del Gobierno y, en principio, también de la oposición política.