Sábado, 19 de Abril de 2008

Los paraguayos votan con lentitud en una jornada tranquila y soleada

EFE ·19/04/2008 - 21:42h

EFE - El candidato del partido Unión Nacional de Ciudadanos Éticos (UNACE), el ex general Lino Oviedo (D), durante su proceso de votación en un puesto electoral en Asunción (Paraguay.

Los paraguayos eligen hoy al próximo jefe de Estado, a los integrantes del Congreso, a los gobiernos regionales y a sus representantes en el Parlamento del Mercosur, en un día soleado que transcurre con tranquilidad hasta la mitad de la jornada electoral.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), Rafael Dendia, no ofreció datos del porcentajes de participación cuando había pasado casi la mitad de las nueve horas de votación y solo dijo que "la afluencia es bastante masiva" en todo el país.

Datos de diferentes candidaturas cifran hasta el momento entre un 35 y un 45 por ciento la participación en los departamentos más poblados del país, aunque todos esperan que se supere el 67 por ciento que se registró en 2003, cuando fue elegido el presidente Nicanor Duarte.

Las votaciones empezaron con retraso en algunos colegios debido a la integración tardía de las mesas, que Dendia atribuyó a la falta de los delegados de los partidos, por lo que en esos sitios la jornada se podrá extender hasta una hora más del cierre previsto de los centros de votación, fijado para las 16.00 hora local (20.00 GMT).

En esta ocasión se ha vuelto a las papeletas tradicionales frente al sistema electrónico utilizado en las elecciones anteriores, por lo que el proceso de votación se hace con más lentitud, pues los ciudadanos deben marcar cuatro listas en Asunción y en el resto del país seis.

Algunos medios sitúan en hasta cinco minutos el tiempo que tarda cada elector en todo el proceso de votación.

Según la legislación del país, solo se podrán difundir los sondeos a boca de urna una hora después del cierre de los centros electorales, aunque algunas radios locales ya están adelantando proyecciones sin citar los nombres de los candidatos.

El ex obispo Fernando Lugo, el favorito con más de seis puntos de ventaja en las encuestas conocidas hace 15 días cuando entró en vigor la prohibición de ley para difundir estos estudios, fue el primero en votar a pocas calles de su residencia en un colegio de un municipio de las afueras de Asunción.

Lugo, candidato de la Alianza Patriótica para el Cambio (APC), una coalición de amplio espectro ideológico, estuvo acompañado por numeros periodistas y "muchos amigos", entre ellos Hebe de Bonafini, presidenta de las Madres de Plaza de Mayo.

Lugo dijo que la jornada se estaba desarrollando "en absoluta calma en todo el país y todos los reportes" que tienen "hablan de una alta participación, gran cultura cívica, con gente formando fila".

Por su parte, el general retirado Lino Oviedo, de la Unión Nacional de Ciudadanos Éticos (UNACE), creada por él al margen del Partido Colorado, en el poder desde hace 61 años, tuvo que esperar para votar unos 45 minutos debido a la integración tardía de la mesa.

"Es una irresponsabilidad, porque muchos partidos no están en condiciones de completar ni siquiera el 30 por ciento de las más de 14.000 mesas", afirmó Oviedo.

La candidata oficialista, Blanca Ovelar, destacó el buen clima que impera hoy en todo el país al instar a sus compatriotas a acudir a ejercer su derecho cívico, mientras que el jefe de Estado, Nicanor Duarte, el promotor de su candidatura de la ex ministra, también hizo hincapié en que el buen tiempo contribuirá a la participación.

"Creo que va a haber una gran participación, el tiempo se presta, hay un sol radiante y el pueblo está saliendo a depositar su voto con una gran confianza en la institucionalidad, en la democracia y la libertad", expresó Duarte.

Sin embargo, medios de comunicación reportaron algunos incidentes en los colegios como la detención de dos personas en Ciudad del Este, a 330 kilómetros de Asunción, por la compra de cédula, una de las formas para evitar el voto del grupo adversario.

También se ha reportado la detención de un activista del Partido Colorado, en un populoso barrio de Asunción tras una gresca con seguidores de Oviedo.

Además, un químico irritante fue arrojado en un colegio electoral de Fernando de la Mora, un municipio de las afueras de Asunción, en momentos que Lugo acompañaba a su candidato a vicepresidente, el liberal Federico Franco.

Periodistas que acompañan el recorrido de Lugo y sus colaboradores comentaron que se trataría de un aerosol o gas pimienta que les provocó irritaciones en los ojos y vías respiratorias, el cual fue lanzado cuando ingresó el candidato en la escuela República Dominicana.