Martes, 16 de Octubre de 2007

El jefe de los agentes que mataron a Menezes llora al declarar ante el tribunal

EFE ·16/10/2007 - 16:01h

EFE - Imagen de archivo del cuerpo sin vida del brasileño Charles de Menezes. EFE

El jefe de los agentes británicos que mataron a tiros al brasileño Jean Charles de Menezes en una estación del Metro de Londres rompió hoy a llorar al prestar declaración en el juicio que se sigue a Scotland Yard.

Según informaron hoy fuentes judiciales, el agente admitió que, pese a la trágica muerte del joven brasileño, ocurrida hace dos años, se sentía "muy orgulloso" de sus compañeros porque estaban dispuestos a arriesgar la vida para proteger a la población.

El responsable del grupo prestó declaración bajo el seudónimo de "Ralph" en el juicio que se celebra en el tribunal de Old Bailey, de Londres, contra Scotland Yard por delitos sobre la ley de Seguridad e Higiene en el trabajo, de 1974, que obliga a las fuerzas del orden a velar por la integridad incluso de quienes no son sus empleados.

Menezes, de 27 años, fue tiroteado el 22 de julio del 2005 en la estación de Metro de Stockwell (sur de Londres) por agentes que lo confundieron con Hussain Osman, un terrorista que intentó el día anterior perpetrar un atentado contra la red de transporte de la capital británica, similar a los del 7 de julio del 2005 (7-J).

"Ralph", que habló detrás de una mampara para evitar revelar su identidad, dijo que las únicas personas que perseguían a Menezes eran del grupo CO19 de agentes armados y personal encargado de las tareas de vigilancia y seguimiento de presuntos terroristas.

"Íbamos a afrontar una situación para proteger a la población, incluso si este hombre llevaba un artefacto explosivo", dijo.

"A pesar de lo que pasó, estaba muy orgulloso de ellos", afirmó "Ralph" tras romper a llorar.

El día de la tragedia, Menezes salió de un edificio de pisos vigilado por la Policía en el sur de Londres, donde las fuerzas del orden creían que vivía Osman.

La Fiscalía británica decidió el año pasado exonerar a los agentes implicados en el suceso y procesar a toda la institución en su conjunto por delitos contra la Ley de Seguridad e Higiene.