Sábado, 19 de Abril de 2008

Discursos ideológicos

Y. GONZÁLEZ / M. J. GÜEMES ·19/04/2008 - 23:31h

Rajoy: un nexo de tendencias sin ideología definida

Pretende representar los deseos que tiene para su propio partido. Ayer, en Elche, se encargó de recordarlos. "No quiero un partido reducido a una sola ideología (...) He vivido el Congreso de la refundación del PP en el año 1989, cuando integramos a personas que provenían de otras fuerzas políticas, los liberales, los socialdemócratas, los democristianos". Un aviso a Aguirre de que en su partido caben todos. Y hubo más: "Yo creo en la educación pública y en la sanidad pública y en un sistema de pensiones público".

En su círculo más próximo encuentran dificultades a la hora de encasillarle dentro de los liberales, los conservadores o los neoliberales. "Políticamente no es una persona que se adscriba a ninguna de esas corrientes. Es un ecléctico. Un hombre de centro derecha. Aunque cuando ha tenido que tomar una decisión o definirse lo ha hecho como liberal", explican. Fue con Rajoy al frente del partido cuando la palabra "liberalismo" apareció por primera vez en las bases programáticas del PP.

Javier Redondo, profesor de la Universidad Carlos III, coincide con el círculo de Rajoy al apuntar a la dificultad de encuadrar al líder del PP dentro de una corriente. "Ello se debe a que pretende aglutinar un perfil integrador de todas las tendencias". Sí ve, no obstante, en Rajoy una persona "que considera que el Estado está para preservar el orden y la seguridad, y que el orden está representado por la familia y los valores tradicionales".

Esperanza Aguirre se equivocó al intentar meterle en el saco de los socialdemócratas, según señala este experto. "Es más un conservador que un socialdemócrata. Rajoy está a favor de la intervención del Estado, de proteger los valores tradicionales y sobre todo de la educación y la familia. Es este el matiz que lo diferencia de los socialdemócratas".
En el partido no entienden cómo Aguirre ha podido interpretar que Rajoy está próximo a la socialdemocracia.

Desde la UNED, Jaime Pastor, ve en Rajoy una imagen más neoconservadora que en otros de sus compañeros. Cree que Aguirre se ha mostrado más abierta que éste ante los matrimonios homosexuales, pero sostiene que ambos están próximos "en lo que a los privilegios de la Iglesia se refiere".

También coinciden en "su tendencia a ver la inmigración como problema relacionándolo con la seguridad ciudadana". Y ve a Rajoy más abierto a defender una España más diversa. "Sobre todo con Catalunya, teniendo en cuenta que para superar su techo electoral tiene que ganar más votos allí e incluso en el País Vasco".

Aguirre: una neoliberal que apuesta por las privatizaciones

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha querido erigirse estos días en bandera del liberalismo. Unas ideas -ha dicho recientemente- que defiende desde los años 80, cuando ingresó en el Partido Liberal. Se cree parte integrante de un grupo de individuos, tal y como informó hace unas semanas en el Foro ABC, que considera que "cada persona debe elegir libremente, siempre que las necesidades mínimas estén garantizadas". Lejos de estas percepciones personales ¿cómo ven en el partido su ubicación ideológica? "No es liberal. Se ha quedado anclada en el discurso neoliberal", precisan.

Este neoliberalismo, recuerdan, "es el del discurso que se introduce de la mano de la revolución conservadora, de la mano de Ronald Reagan y Margaret Tatcher para dar una batalla en el campo de las ideas fundamentalmente económicas buscando restringir el estado del bienestar".

En el citado Foro, Aguirre señaló que la promulgación de la Ley del Matrimonio Homosexual y la forma en la que se comportó su partido dio munición a los socialistas para calificarlos de anticuados. Es verdad que Aguirre no se ha manifestado en contra de los matrimonios entre personas del mismo sexo, pero en el partido recuerdan que "cuando se abrió el debate intelectual sólo habló cuando ya se había planteado el recurso, cuando ya habían hablado otros cargos del partido como Soraya Sáenz de Santamaría, Francisco Camps o Esteban González Pons".

Expertos

También el profesor Jaime Pastor ve a Aguirre dentro del neoliberalismo, una vertiente ideológica que se ha puesto de manifiesto "en la política de privatizaciones en la sanidad y la educación madrileñas".
Recientemente, la presidenta hizo un esfuerzo por separarse del "neoconservadurismo" de Rajoy "al pedir un mayor distanciamiento del legado franquista -un deseo más que una realidad-" y al "aprobar el nombramiento de ministras de Zapatero", añade este profesor de la UNED.

Por su parte, Javier Redondo ve a Aguirre, como "la avanzadilla liberal". Asegura que en el discurso que pronunció hace unas semanas en el casino madrileña de la Calle Alcalá intentó transmitir a la sociedad civil que se considera de derechas la idea de "no tener que debatir con la izquierda en su terreno, porque sus valores son tan válidos como los de la izquierda".

Alberto Ruiz-Gallardón: el liberal que no incomoda a los socialistas

El alcalde de Madrid no ha ocultado que el PP necesita un viaje al centro. En el partido le consideran un liberal, ese que defiende la libertad en todos los ámbitos de la vida personal a la hora de tomar decisiones sobre política, económía, moral y religión.

Aguirre tiene su propia concepción del alcalde. Nada más asumir la presidencia de la Comunidad de Madrid, en una entrevista en ABC, señalaba que "en política financiera, de gasto y fiscal Alberto tiene una concepción más socialdemócrata que la mía, que es más ortodoxa".
Javier Redondo ve en Gallardón al único político del PP "que puede dar ese perfil socialdemócrata". Pero "sólo de cara al público, jamás de cara al partido". Además, cree que su ayuntamiento "ofrece servicios propios de una socialdemocracia consolidada". A diferencia de la Comunidad de Madrid, feudo de Aguirre, el Ayuntamiento "tiene el control de determinados servicios y de su gestión". Con esto, Gallardón aparece como un defensor del reformismo, "un progresismo pausado que también tiene cabida dentro del PP. Liberalismo económico más moderantismo en valores es igual a reformismo".

El alcalde no se ha opuesto a los matrimonios entre personas del mismo sexo -de hecho ha casado a homosexuales-, y ha respaldado las actuaciones de los jueces en el proceso por los atentados del 11-M.

Francisco Camps: una mezcla entre regionalidad y españolidad

En el círculo del presidente del PP incluyen dentro del liberalismo a Francisco Camps, presidente de la Generalitat Valenciana.
Por su parte, Javier Redondo, profesor de Ciencia Politica de la Universidad Carlos III, cree que es un "barón" con un "discurso más o menos coherente" que "sabe y puede conjugar la regionalidad con la españolidad". Coincide con los compañeros de partido de Camps en que representa a la nueva generación de liberales dentro del Partido Popular. Un movimiento que cree encabeza Aguirre "por el espíritu y la vehemencia con que lo defiende".

Este experto señala que Camps, pese a provenir de la Comunidad Valenciana, que es el feudo del PP, "combina muy bien la regionalidad y la españolidad", algo que le convierte, a su juicio, en un valor en alza dentro del partido. "Es el perfil ideal de líder, el que ahora está en mejor disposición de enfrentarse a Zapatero", entiende .

Agravios

Jaime Pastor, profesor en la Universidad Nacional de Educació a Distancia ve que "en batallas como la del agua", "barones" como Francisco Camps y Ramón Luis Valcárcel, el presidente de la comunidad murciana parecen ahora "dispuestos a explotar a fondo los sentimientos de agravio comparativo entre las diferentes comunidades autónomas.

Alberto Núñez-Feijóo: el defensor de una España más diversa

Puertas adentro, el presidente del PPdeG es considerado un liberal. Jaime Pastor cree que es clave a la hora de hacer un discurso más abierto de cara a captar al electorado catalán y vasco. No ha mostrado rechazo a los matrimonios entre personas del mismo sexo. De hecho, asistió a una de estas bodas y cargos de su partido se lo reprocharon.