Sábado, 19 de Abril de 2008

Olga Sánchez afirma que hay que pedir las responsabilidades que correspondan

EFE ·19/04/2008 - 13:45h

EFE - La fiscal del Tribunal Supremo Olga Sánchez.

La fiscal del Tribunal Supremo Olga Sánchez cree que en el caso de la niña Mari Luz Cortés puede haber habido "un trabajo mal hecho por determinadas personas", por lo que "a cada uno hay que pedir la responsabilidad correspondiente".

Sánchez, que fue fiscal en el proceso judicial del 11-M y que está destinada en el Tribunal Supremo tras permanecer 15 años en la Audiencia Nacional, hizo estas afirmaciones anoche en la conferencia "El Ministerio Fiscal en España y la vocación profesional" con la que abrió el Ciclo de Conferencias sobre Sociedad, Cultura y Educación 2008, de Navalmoral de la Mata.

La fiscal, adscrita a la Sección Penal del Tribunal Supremo, se refirió así a las posibles responsabilidades de varios profesionales de la Justicia en el caso, que ha supuesto la apertura de expedientes al juez titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Sevilla, Rafael Tirado, y a la secretaria de este Juzgado, Juana Gálvez.

En su exposición Sánchez lamentó también los casos de violencia de género que se registran en España y dijo que la violencia de este tipo es "una hidra que se está extendiendo por el territorio nacional".

Gran parte de la charla la ocupó su experiencia como fiscal en el proceso judicial por los atentados del 11-M y, sobre todo, su vivencia profesional y personal el mismo día del atentado.

"He tenido momentos de mucha flaqueza", aseguró, sobre todo en relación con el horror que vio, pero también por las críticas que recibió de algunos medios de comunicación que basaron sus informaciones en "pruebas tergiversadas y manipuladas", según dijo.

Sánchez lamentó "tanta crítica gratuita de algunos medios de comunicación intencionadamente, todo por cuestiones políticas", pero aseguró que, más que por las críticas, "mi desazón era por el cansancio, por estar más de 24 horas tomando declaraciones, por el cúmulo de trabajo".

Frente a las situaciones desagradables afirmó que se queda con el espíritu de superación de la víctimas y "el hecho de haber conocido a personas tan increíbles", en referencia a las víctimas y sus familiares.