Viernes, 18 de Abril de 2008

Ávila acoge pinturas del siglo XVII de Florencia escondidas 400 años en un monasterio de Valladolid

EFE ·18/04/2008 - 23:33h

EFE - Una monja pasa cerca de un cuadro durante la inauguración hoy en Ávila de la exposición "Descalzas Reales: el legado de La Toscana".

El Palacio de los Serrano, en Ávila, acoge desde hoy y hasta el próximo 29 de junio la exposición "Descalzas Reales: El legado de La Toscana", que incluye 22 lienzos florentinos del siglo XVII, "escondidos" durante 400 años en el monasterio de las Descalzas Reales de Valladolid.

Estas obras salen ahora a la luz gracias a la labor de recuperación realizada por la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León, integrada por las seis cajas de la Comunidad y la Junta, que ha restaurado este importante legado pictórico durante algo más de un año.

Se trata de una de las colecciones más completas de pintura florentina del primer tercio del siglo XVII que se conserva en España, a raíz del regalo que los grandes duques de Toscana realizaron a la reina Margarita de Austria, fundadora de este convento vallisoletano, coincidiendo con la presencia de la Corte en Valladolid.

Desde entonces, estos cuadros habían permanecido en el monasterio durante cuatro siglos, siendo "desconocidos para el gran público, pero no para los expertos", ha comentado durante la presentación el director general de la Fundación, Ramón Álvarez.

Junto a Álvarez, también han asistido a la inauguración el presidente de Caja de Ávila, Agustín González, el coordinador de la Obra Social de la entidad, Gonzalo Jiménez, y seis religiosas de las Descalzas Reales de Valladolid.

En este sentido, el director gerente ha comentado que "gracias a la clausura y al cuidado de esta comunidad religiosa, los cuadros se han podido conservar" y mostrar de forma itinerante por toda Castilla y León.

Hasta el momento, esta exposición ha sido vista por 52.000 personas en Segovia, Burgos, León y el monasterio de las Descalzas Reales de Valladolid, donde inició su periplo el pasado verano.

El comisario de la muestra, Alfonso León, ha explicado que algunos de los lienzos estaban en una situación de "emergencia absoluta", ya que habían permanecido a la intemperie en ciertos momentos, de ahí que "las condiciones meteorológicas hayan hecho mella en varios".

"No es una exposición al uso ni una exposición más, sino una muestra de pintura recuperada", ha argumentado el comisario, quien ha hecho hincapié en su "carácter divulgativo", ya que cuenta los vínculos "familiares y diplomáticos" entre la casa ducal toscana y la Casa Real Española.

Los cuadros que forman parte de la exposición son obra, junto a otros que no pueden verse, del trabajo realizado en apenas un año por doce artistas florentinos, tras el encargo hecho por los grandes duques como obsequio a Margarita de Austria, que se convirtieron en la dote de este convento vallisoletano que estaba bajo su protección.

Alfonso León también ha subrayado la "finalidad litúrgica" de unas obras que tenían como destino un "convento femenino".