Viernes, 18 de Abril de 2008

Abás respalda la celebración en Moscú de una conferencia de paz sobre Orinte Medio

EFE ·18/04/2008 - 11:20h

EFE - El presidente ruso en funciones Vladimir Putin (dcha.) saluda al presidente de la ANP, Mahmud Abás, durante su encuentro en la residencia de Novo-Ogariovo, a las afueras de la capital rusa.

El líder palestino, Mahmud Abás, expresó hoy al presidente de Rusia, Vladímir Putin, el apoyo de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) a la iniciativa rusa de acoger en Moscú una nueva conferencia de paz sobre Oriente Medio.

"Confío en que la conferencia de Moscú será todo un éxito y conseguirá avances en el proceso de arreglo en Oriente Medio", declaró Abás durante su reunión con Putin en la residencia de Novo-Ogariovo, a las afueras de la capital rusa.

El dirigente palestino ya expresó la víspera su esperanza en que la conferencia de Moscú se celebre en junio, a fin de "encontrar una solución urgente" al actual estallido de violencia en la zona.

Putin señaló que la visita de Abás a Moscú -parte de una gira que también lo llevará a Estados Unidos- se produce "en un momento difícil" para las relaciones palestino-israelíes.

"Al mismo tiempo, vemos los esfuerzos conjuntos que usted y el primer ministro israelí (Ehud Olmert) emprenden para lograr avances. Aplaudimos esos esfuerzos y los respaldaremos por todos los medios", aseguró el líder ruso, citado por la agencia Interfax.

Abás dijo que está "muy preocupado por la situación en el campo de la seguridad en Palestina", particularmente en el sector de Gaza, y explicó que la ANP intentaba "resolver este problema con ayuda de Egipto".

Añadió que el respaldo de Rusia, que integra el Cuarteto de Madrid de mediadores para Oriente Medio junto a EEUU, la ONU y la Unión Europea (UE), "es muy importante" para la ANP, al igual que la ayuda financiera y humanitaria prestada por Moscú.

Rusia concedió en 2007 a la ANP 10 millones de dólares y 60 toneladas de medicinas y otros artículos de primera necesidad, y tiene preparadas para su envío varias decenas de carros blindados destinados a las fuerzas de seguridad palestinas.

Según Abás, la celebración de una conferencia de paz en Moscú debe impulsar el cumplimiento de los acuerdos alcanzados en noviembre pasado en las conversaciones mantenidas en la base militar estadounidense de Annapolis.

Israel y la ANP se comprometieron en Annapolis a reanudar las negociaciones, con el objetivo de alcanzar un acuerdo de paz antes de finales de 2008.

Abás y Olmert acordaron allanar el camino para la creación de un Estado palestino, independiente y soberano, que viva en paz y seguridad con su vecino, Israel.

No obstante, sigue en el aire la demarcación definitiva de las fronteras del Estado palestino, el futuro de los asentamientos de los colonos judíos en Cisjordania y el estatus de Jerusalén, entre otros asuntos.

Hoy, Abás se reunió con el jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, y ambos coincidieron en la necesidad de que la conferencia de Moscú aborde no sólo el conflicto palestino-israelí, sino también los problemas con Siria y el Líbano, en aras de un "arreglo omnímodo" de la situación en Oriente Medio.

Lavrov afirmó esta semana que todos los miembros del Cuarteto de Madrid están interesados en la celebración de la conferencia en Moscú, mientras Israel estaría dispuesto a estudiarlo.

Según los expertos, no es seguro que Israel apruebe la realización de la reunión en Moscú, dado que Rusia ha suministrado armamento a dos de sus principales enemigos, Irán y Siria, y mantiene contactos con Hamás.

La diplomacia rusa aseguró estos días que Moscú no invitará al foro al Movimiento de Resistencia Islámica Hamás, sino sólo a Israel, la ANP y los Estados que pueden contribuir al diálogo palestino-israelí.

Mientras, el influyente diario "Kommersant" indicó hoy que a Abás le esperaban en Moscú "difíciles negociaciones", pues el Kremlin se siente desbancado del proceso de arreglo por EEUU y desea que la ANP le ayude a cobrar peso en el mismo.

Añadió que Abás, tras restablecer sus contactos con Olmert, ni siquiera informa al Kremlin de ese diálogo, por lo que "Moscú, de hecho, desconoce el estado actual de las negociaciones", que tampoco le explican Israel y EEUU.