Viernes, 18 de Abril de 2008

Berlusconi defiende a su amigo Putin de las preguntas indiscretas

Ambos se reunieron hoy en Cerdeña para hablar de energía y del futuro de la compañía estatal Alitalia

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·18/04/2008 - 18:37h

EFE - El futuro primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, y el presidente saliente ruso, Vladímir Putin, durante la rueda de prensa ofrecida hoy en Porto Rotondo, Cerdeña.

El futuro primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, y el presidente saliente ruso , Vladímir Putin, hablaron hoy de las posibilidades de cooperación en sectores como el energético y del futuro de la compañía italiana de bandera Alitalia, con la que la rusa Aeroflot está dispuesta a retomar los contactos.

Putin, quien con toda probabilidad será el próximo primer ministro de Rusia, concluyó hoy una visita privada de dos días a la isla de Cerdeña, donde Berlusconi tiene una de sus residencias, pocos días después de que éste ganase las elecciones generales en Italia.

En una rueda de prensa final, Berlusconi indicó que trataron sobre "muchos temas de interés", desde el abastecimiento de gas a las posibilidades de mejorar las relaciones en materia comercial, y que pasaron revista a la actualidad internacional.

Putin, quien destacó "el buen momento de las relaciones" bilaterales, opinó que el cambio de Gobierno en ambos países contribuirá "a un desarrollo más activo" de los vínculos bilaterales, con un aumento de la colaboración "en todos los campos".

Ambos líderes abordaron el futuro de la compañía aérea Alitalia, que atraviesa una delicada situación financiera y está en proceso de privatización, para lo cual hasta hace dos semanas se negoció con el grupo Air France-KLM. La rusa Aeroflot, según Putin, está dispuesta a retomar los contactos con Alitalia, por la que estuvo interesada al inicio del proceso, aunque finalmente acabó retirándose. Putin indicó que hoy habló con el presidente de Aeroflot, Valeri Ókulov, quien mostró su disposición en ese sentido y agregó que el resultado dependerá de las negociaciones entre ambas.

Sobre el incierto futuro de Alitalia, Berlusconi señaló que la situación está "muy abierta" y hay contactos en marcha con Air France-KLM, si bien precisó que le gustaría que se "diese vida a un gran grupo internacional" en el que Alitalia participase "en condiciones de igual dignidad" con las otras dos compañías.

Cerrar lazos con Rusia 

Agregó que, cuando las negociaciones con Air France se cierren, están dispuestos a "alargar la posibilidad de acuerdos futuros con otras compañías", como Aeroflot.

Italia es el cuarto socio comercial de la Federación Rusa, el segundo por importaciones procedentes de ese país y el séptimo por exportaciones hacia éste, dijo Berlusconi.

Aseguró que a Italia le "gustaría subir puestos en esa clasificación" y resaltó el consistente crecimiento económico ruso.

En cuanto a las posibilidades de colaboración, Berlusconi destacó la relación entre la empresa de hidrocarburos italiana Eni y la rusa Gazprom e indicó que hay perspectivas "realmente interesantes".

"Existe el deseo de hacer cosas juntas entre Eni y Gazprom. Existen posibilidades de ampliación de esta colaboración y nosotros estamos ciertamente interesados por lo que se refiere a Italia", añadió.

El presidente saliente ruso, que llegó ayer a Cerdeña procedente de Libia donde también habló sobre cuestiones energéticas, compartió la visión de Berlusconi acerca de las posibilidades de cooperación entre esos dos gigantes de la energía.

En materia internacional, Berlusconi señaló que, entre otros temas, conversaron de la situación en Líbano y, al respecto, dijo que las tropas italianas permanecerán en ese país "junto a los otros aliados" y "no habrá absolutamente ningún cambio".

Respecto a las relaciones entre Rusia y la Unión Europea (UE), Berlusconi se mostró a favor de eliminar los visados entre ambas partes y anunció que trabajará en ese sentido.

Los líos de Putin y la metralleta de Berlusconi 

La rueda de prensa, retransmitida en directo por medios locales, transcurrió en un ambiente distendido y tanto Putin como Berlusconi destacaron la "vieja amistad" que les une.

El único momento en el que el ambiente se enfrió fue cuando una periodista rusa preguntó a Putin sobre un supuesta relación sentimental con la campeona de gimnasia rítmica y actual diputada rusa, Alina Kabáeva.

Putin dijo que "no hay una palabra que sea verdad" en esas informaciones aparecidas en la prensa de su país y subrayó que sólo contestaba a "preguntas serias".