Jueves, 17 de Abril de 2008

Sacyr pone punto final sin plusvalías al culebrón de Eiffage

La constructora cierra la venta de la participación del 33,3% que tiene de la francesa y ambas detendrán las acciones legales, una de las cuales tiene al presidente de Sacyr como imputado

PÚBLICO.ES / EUROPA PRESS ·17/04/2008 - 18:52h

Sin vencedores ni vencidos. Sin plusvalías ni futuras acciones legales. Sacyr Vallehermoso cerró hoy la venta de la participación del 33,3% que tiene como primer accionista de Eiffage a un grupo de inversores institucionales franceses aceptados por la empresa gala. El monto de 1.920 millones de euros no genera plusvalías, informó el grupo.

La transacción finalmente se ha cerrado a 62 euros por acción, precio un euro por debajo de lo inicialmente acordado, e igual al que el grupo que preside Luis del Rivero pagó por hacerse con los títulos de la constructora gala.

No obstante, el importe de la venta es un 5,6% superior al cierre de Eiffage hoy en bolsa (58,71 euros por acción, tras bajar hoy un 2,23%). Sacyr, por su parte, retrocedió un 1,94%, hasta 23,22 euros por título.

Fin a las hostilidades 

Sacyr indicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que la ejecución de este acuerdo "lleva consigo los desistimentos de las acciones judiciales ejercitadas entre las partes, incluida la denuncia interpuesta por Eiffage que dio lugar a la iniciación de la instrucción penal que investiga el Tribunal de Gran Instancia de París".

El acuerdo llega dos días depués de la imputación a Sacyr y a a su presidente, Luis del Rivero, por supuesta difusión de falsas informaciones

El acuerdo de venta se cierra dos días después de que, en el marco de este referido proceso judicial, el juez Jacques Gazeaux imputara al grupo de construcción y servicios español y a su presidente, Luis del Rivero, por supuesta difusión de falsas informaciones y por no informar convenientemente al mercado de sus compras de acciones en Eiffage.

Ahora, tras el cierre de la transacción y el compromiso de las dos compañías se espera que el juez que tramita este proceso finalmente lo archive.

Fuentes oficiales de Sacyr Vallehermoso consultadas por Europa Press declinaron realizar comentario alguno respecto a la operación más allá de lo indicado oficialmente a la CNMV.

En el comunicado remitido al supervisor, el grupo que preside Luis del Rivero destaca que la venta "pone fin a una situación de conflicto que se estaba prolongando en el tiempo" y le permite dedicarse a otras iniciativas.

El grupo de construcción y servicios es primer accionista de Repsol YPF, donde cuenta con una participación del 20%, y actualmente está inmerso en una colocación de acciones de su filial de concesiones Itínere.

Refuerzo financiero

Además, Sacyr destacó que la operación le permitirá también "reforzar su posición financiera", dado que destinará los 1.920 millones que obtendrá de la venta de Eiffage a cancelar los préstamos vinculados a su inversión en esta empresa (unos 1.713 millones de euros a cierre de 2007) y a reducir el endeudamiento corporativo.

La compañía ya ha anunciado también su intención de destinar el importe que obtenga de la próxima colocación en bolsa de Itínere a amortizar deuda de la matriz, con lo que las dos operaciones permitirán al grupo reducir parte de su deuda financiera neta, que cerró 2007 en un monto de 19.726 millones de euros.

Se trata del último eslabón del contencioso que Sacyr y su participada francesa Eiffage mantienen desde hace casi dos años, cuando el grupo español se convirtió en primer accionista de la francesa pero, por contra, no pudo acceder a su consejo de administación ni participar en su gestión. Hace un año el enfrentamiento de las dos empresas se trasladó a los tribunales franceses.

Compradores

Los compradores de las acciones de Sacyr son un grupo de inversores institucionales galos, entre los que destaca Caisse de Depôts, entidad pública francesa que ha comprado un 10,95% del capital de Eiffage, con lo que eleva su participación en la compañía hasta el 19,465% y se convierte sí en su segundo socio tras el colectivo de empleados, que controlan algo más del 20%. El resto de compradores son las aseguradoras AGF y Groupama, y los bancos BNP Paribas, Natixis y Societé Generale.

Caisse des Dépôts destacó en un comunicado que la operación garantizará la estabilidad del accionariado de Eiffage "después de un periodo de incertidumbres y tensiones que podían ser perjudicales para la buena marcha del negocio y el valor de la compañía".

 

Noticias Relacionadas