Jueves, 17 de Abril de 2008

Merkel inaugura la primera refinería comercial de biogasolina del mundo

EFE ·17/04/2008 - 18:17h

EFE - La canciller alemana, Angela Merkel (izqda), posa con una muestra del eco-combustible 'Sundiesel', junto al director de Choren Industries Ltd., Tom Blades, en Freiberg (Alemania), hoy 17 de abril de 2008. La primera planta comercial del mundo de eco-combustibles se pndrá en marcha esta semana, pero todavía pasarán varios meses hasta que se produzca la primera gota. Se pretende producir unas 15.000 toneladas de eco-comustible BLT (Biomasa a Líquido) de segunda generación al año, según ha anunciado la compañía. EFE/Ralf Hirschberger

La canciller alemana, Angela Merkel, inauguró hoy en la localidad sajona de Freiberg la primera planta comercial mundial de biocombustible sintético de segunda generación, producido a partir de desechos de maderas y plantas.

La puesta en servicio oficial de esta instalación pionera, impulsada por el fabricante de biocombustibles Choren Industries, contó también con la presencia del jefe del gobierno de Sajonia, Georg Milbradt, así como del gerente de Shell y de los presidentes de los productores automovilísticos Daimler y Volkswagen.

Una portavoz del fabricante Choren Industries anunció hoy que está previsto que la planta produzca al año cerca de 18 millones de litros de biocombustibles de segunda generación, que reemplazarán al aceite vegetal, al biodiésel y al bioetanol como fuente de energía alternativa.

Según los cálculos de Choren, una compañía de 230 trabajadores y participada por Shell, Daimler y Volkswagen, esta producción será suficiente para cubrir las necesidades anuales de 15.000 vehículos.

Durante su visita a las instalaciones, Merkel afirmó que "los combustibles sintéticos tienen hoy el potencial de convertirse en el pilar esencial para un suministro energético respetuoso con el medio ambiente".

El gerente de Choren, Tom Blades, destacó que el combustible sintético de segunda generación BTL es "la llave" para alcanzar los objetivos climáticos en el ámbito del tráfico y los medios de transporte.

La compañía tiene previsto erigir en el país cinco plantas de producción de este tipo de combustible, que se obtiene a partir de la gasificación de biomasa y requiere de una sofisticada tecnología.

Para cubrir sus necesidades de biomasa, Choren contratará superficies agrarias de plantas de rápido crecimiento en los alrededores de Freiberg y en el Estado federal de Mecklemburgo-Pomerania.

En este sentido, Blades aseguró que este tipo de carburante requiere "menos de un tercio" de la superficie agrícola necesaria para producir la misma cantidad de bioetanol.