Jueves, 17 de Abril de 2008

El Síndic abre una actuación de oficio sobre la fuga radiactiva en la central nuclear de Ascó

EFE ·17/04/2008 - 14:21h

EFE - Vista de la torre de refrigeración de la Central Nuclear de Ascó, en Tarragona, que sufrió un episodio de contaminación.

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha abierto una actuación de oficio sobre la fuga radiactiva producida el pasado mes de noviembre en la central nuclear de Ascó (Tarragona), y que se ha conocido hace pocos días a raíz de una denuncia de Greenpeace.

Desde este organismo se ha señalado además que puesto que las competencias en seguridad nuclear son de ámbito estatal, el Síndic se ha dirigido también al Defensor del Pueblo para ver si tiene previsto iniciar alguna actuación y, si no fuera así, sugerirle que lo haga.

El objetivo del Síndic es averiguar las posibles responsabilidades, dar garantías de defensa de los derechos de los trabajadores, de las personas que visitaron la central en los días posteriores a la fuga y de las que residen cerca, y ayudar a encontrar más vías de colaboración entre las administraciones en situaciones como ésta.

También ha pedido a los departamentos de Medio Ambiente, Salud, Educación y Economía y Finanzas de la Generalitat toda la información de la que disponen sobre el incidente, y a los ayuntamientos de Ascó, Vinebre, La Torre de l'Espanyol y Garcia que valoren la información que han recibido sobre este suceso.

La central nuclear de Ascó registró el pasado mes de noviembre un escape de partículas radiactivas procedentes de la ventilación de la planta atómica, si bien afirmó en un principio que el incidente, clasificado provisionalmente como "Nivel 1" en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares, fue de "escasa significación radiológica".

Sin embargo, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) reclasificó el pasado lunes este suceso, elevándolo al "Nivel 2".

Pese a que el CSN apunta que el impacto radiológico sobre la población y sobre los trabajadores de la central sigue estando por debajo de los límites legales, la empresa realizará mediciones de radiactividad a todas las personas que han pasado por el emplazamiento desde el pasado 28 de noviembre.

En total se someterán a estas pruebas unas 800 personas, entre ellas decenas de alumnos del Colegio Maristas de Girona, que visitaron la planta el 4 de abril.

Hasta la fecha, según el CSN, se han realizado mediciones a 579 personas, sin que en ningún caso se hayan encontrado indicios de incorporación de material radiactivo.