Jueves, 17 de Abril de 2008

Balza advierte de que el riesgo es alto hasta que se detenga al "grupo" que opera en Euskadi

EFE ·17/04/2008 - 08:21h

EFE - Varios ertzainas comprueban los efectos de la explosión de una bomba ocurrida esta mañana en la sede socialista del barrio bilbaíno de La Peña que ha provocado lesiones leves a siete policías autonómicos, daños materiales en inmuebles y vehículos y ha motivado el corte del suministro de agua en la zona.

El consejero vasco de Interior, Javier Balza, ha advertido hoy de que el "riesgo es alto" hasta que no se detenga al "grupo" de ETA que ha cometido los atentados en Euskadi desde la ruptura del alto el fuego, el comando Vizcaya que fuentes de la lucha antiterrorista consideran integrado por Jurdan Martitegi y Arkaitz Goikoetxea.

En una entrevista en Radio Euskadi recogida por Efe, Balza ha considerado que "nadie discute" que ETA tiene una "mayor debilidad operativa" que hace años "pero cuando hay voluntad de cometer atentados hay que contar con ello y esforzarse especialmente".

Ha explicado que el artefacto de hoy fue descubierto por una patrulla de la Ertzaintza integrante del dispositivo especial que "atiende a los socialistas".

"La pena es no haber pasado un poco antes cuando estaban intentando colocar" el artefacto, ha dicho el consejero.

Balza, que ha comentado que en este caso no había segundas bombas-trampa contra los agentes, ha señalado que la estrechez de las calles del barrio de La Peña y el tener que evacuar a una anciana es lo que ha motivado que el desalojo se haya prolongado un poco más y siete ertzainas hayan resultado heridos de carácter leve por la onda expansiva y la caída de cristales.

El consejero ha condenado este atentado "contra el Partido Socialista, que lo sufre la colectividad de vecinos porque ha habido que desalojar a ancianos y niños".