Martes, 15 de Abril de 2008

Carlos Areces: "Me gusta el absurdo, el gore y la escatología extrema"

El dibujante Carlös está nominado en el Salón Internacional del Cómic de Barcelona en la categoría de autor revelación 2007

REBECA FERNÁNDEZ ·15/04/2008 - 21:16h

Carlos Areces (Madrid, 1976) estudió Bellas Artes en Cuenca. Ha colaborado en varios programas de televisión como La Hora Chanante, Plan C, Ruffus & Navarro, Noche Sin Tregua o Muchachada Nui. También es músico del grupo Ojete Calor. Como dibujante ha colaborado en las revistas Mister K y El Jueves bajo el seudónimo de Carlös. Está nominado en el Salón Internacional del Cómic de Barcelona como autor revelación 2007.

Eres actor, humorista, dibujante y músico. ¿En cuál de todas estas facetas profesionales te sientes más cómodo?

Como me siento más seguro de mí mismo es dibujando, que es lo que llevo haciendo más tiempo. Como humorista y actor me lo paso muy bien, por lo que rezo cada día para que nadie se dé cuenta de que este no es mi sitio. A veces, mis compañeros de programa y yo tenemos una leve sensación de habernos colado aquí sin entrada y de que ojalá no nos pillen. En el grupo musical, el verdadero talento y compositor es mi socio, Aníbal Calor; yo soy como una rémora que desafina y escribe alguna letra.

 ¿El humor es el nexo de unión entre todas esas facetas?

Sin duda. El humor es una buena excusa cuando no sabes hacer las cosas tan bien como otros. A mí me funciona.

¿Cómo te definirías profesionalmente?

A fecha de hoy, cuando me preguntan, sigo diciendo "dibujante". ¿Te imaginas que dijera cantante? Técnicamente, no estaría mintiendo.

¿Qué significa para ti estar nominado a autor revelación en el Salón del Cómic de Barcelona?

Principalmente, que me pagan el viaje y la estancia. Fíjate, y luego dirán de los catalanes. Y luego, eso de revelarme como autor es algo que me hace mucha ilusión.

¿Crees que vas a ganar?

Puede que tenga más facilidades porque tengo más proyección pública y me conoce más gente. Por otro lado, puede que esto sólo sea una fanfarronada cretina y egocéntrica y la industria del cómic me ignore; o bien que me odien por ser el gordito calvo de La Hora Chanante. Son muchas incógnitas.

¿Y si te lo llevas?

Por fin tendría un galardón de reconocido prestigio y podría guardarlo en el cuarto de baño, como todas las grandes estrellas. ¿Tú crees que realmente lo guardarán ahí? Y es posible que haya cuantía económica, aunque este dato aún no lo he comprobado.

¿Cómo ves a tus contrincantes?

Sé que voy a quedar fatal, pero lo cierto es que no leo mucho cómic actual, soy más de humoristas gráficos y cómic más clásico. No conozco a ninguno de los actuales nominados. Conocía a Carlos Vermut, pero finalmente no entra en esta categoría porque no cumplía todos los requisitos. Menos mal, porque es muy bueno.

¿Cuál es tu estilo, tanto desde el punto de vista gráfico como del narrativo?

Lo que yo hago actualmente son chistes, humor gráfico. Todo queda resuelto en una viñeta. Siempre me ha parecido un poco coñazo tener que dibujar muchas veces al mismo personaje. Me gustan mucho las descontextualizaciones, los juegos de palabras idiotas, el absurdo, el gore y la escatología extrema. Supongo que no puedo definirlo como humor inteligente, ¿no? Gráficamente, todo lo que sé lo he aprendido principalmente de la escuela Bruguera.

¿Qué prefieres las viñetas o la animación?

Eso depende de si lo tengo que hacer yo o no. En el dibujo animado hay más piezas en el puzzle: el sonido, las locuciones, el ritmo... y la satisfacción puede ser mayor. Pero es insoportable para una persona como yo con ansiedad crónica, amén de otros graves trastornos de conducta, estar en su casa un día entero para animar diez segundos. Sin embargo, una página completa para El Jueves me lleva un día y medio, y puedo ponerme música mientras, con lo que consigo un estado de sedación maravilloso mientras trabajo.

 Eres el creador, entre otras cosas, de Los Klamstein, ¿cómo definirías esta serie?

Hombre, soy su padre, qué voy a decir. Es una serie maravillosa y con diferentes niveles de lectura que nadie debería perderse. Cogí los cuatro personajes más absurdos que tenía apuntados en mi libreta de ideas y escribí el primer guión minutos antes de tener que locutarlo junto a Joaquín Reyes. Juntos forman la familia que siempre quise tener.

¿Por qué la madre es un gorila y la hija es Angela Lansbury?

Son pequeños homenajes a mis propias obsesiones. Angela Lansbury es, quizá, la actriz que más ha marcado mi infancia, no sólo por Se Ha Escrito Un Crimen, serie que idolatraba y marcó mi predilección por el género descubre-al-asesino, sino porque en mi colegio, cuando llovía, no nos dejaban salir al patio y nos ponían La Bruja Novata o, aunque parezca mentira, Acorralado en el aula magna. La vi 176 veces. Siempre me fascinó esa mujer que incluso de joven ya era vieja, era viejoven, con esos rasgos, esos enormes ojos tan expresivos y ese marcado carácter un tanto conservador, pero fresco. La idea de un gorila que hablaba y convive con humanos me cautivó desde que vi la inefable película Congo.

¿Cómo ves el panorama del cómic español?

Hombre, es cierto que es muy difícil vivir de esto en España, cosa que contrasta con la enorme variedad de fanzines que se publican. Sólo un consejo: no os presentéis a El Jueves, aunque parezca ser la única revista de cómic rentable de España, porque mi puesto en ella peligraría.


Noticias Relacionadas