Martes, 15 de Abril de 2008

"Zapatero ha hecho un gobierno demasiado rosa"

En su primera aparición pública tras su victoria en las elecciones, el líder de la derecha italiana, se ha marcado como prioridades limpiar Nápoles, arreglar la situación de Alitalia y luchar contra la delincuencia y la inmigración

DANIEL DEL PINO ·15/04/2008 - 15:21h


A medida que pasan las horas Silvio Berlusconi va dejando claro cuáles son los puntos claves que tendrá que atajar en cuanto se consolide la formación de su nuevo Gobierno: Inmigración, reformas fiscales y seguridad, además de buscar una solución al alarmante momento de Alitalia (sobre la que ya dijo esta mañana que llevaría él mismo el tema) y a la basura de Nápoles. Si esta mañana se jactaba de que en su gobierno sólo habría cuatro mujeres y que el ejecutivo de Zapatero era "demasiado rosa", esta tarde, en su primera comparecencia pública tras los comicios se ha mostrado serio y decidido.

Sobre todo a parar la inmigración: "Cerraremos las fronteras y crearemos más centros de trabajo para los inmigrantes". La idea de Berlusconi es reforzar los acuerdos con los países del Mediterráneo para que la política de fronteras europea se consolide, además de multiplicar las deportaciones que ya llevan a cabo España y Francia.

"Aumentaremos los efectivos policiales y reforzaremos la Policía de proximidad"

La seguridad, es otra de sus preocupaciones, por eso "aumentaremos los efectivos policiales y reforzaremos la Policía de proximidad, para que los más débiles", dijo en tonolastimero, "no sean víctimas de delitos". Asimismo, piensa aumentar las penas para los delincuentes reincidentes y los que hayan "cometido delitos más graves".

En el apartado económico, su programa parece un calco del que tan buen resultado le dio a Sarkozy y del que presentó Mariano Rajoy a las elecciones generales. Berlusconi se ha  miostrado decidido a "perseguir a aquellos que no pagan impuestos", porque "sólo así, pagando todos, podremos bajar las tasas", dijo. Sobre esto puso como ejemplo Francia: "allí se está aplicando el cociente familiar, de manera que cada familia aporte al Estado lo que puede". También habló del cheque bebé, "1.000 euros de ayuda a las familias que tengan un niño", de "subir las pensiones a aquellas personas que no lleguen a los mil euros" y de "eliminar el impuesto de sucesiones y bienes inmuebles". Por otra parte, Il Cavaliere se ha propuesto reducir la burocracia y para ello piensa "digitalizar todas las operaciones que tengan relación con el Estado".

"Todos los niños deben saber dos idiomas y utilizar Internet"

Berlusconi se comprometió a retirar la actual ley de la enseñanza y a iniciar una reforma para que "todos los niños sepan hablar dos idiomas cuando acaben el instituto, manejen a la perfección el ordenador e Internet" y, además, expreó su idea de que un cuarto de la jornada lectiva vaya dirigida a "aprender a cómo comportarse en el trabajo".

Gobiernos rosas

Pero sin duda alguna, las declaraciones de esta mañana a la emisora de radio Uno Mattina sobre las nueve ministras del Gobierno de Zapatero coparán las portadas de los medios impresos este martes. Berlusconi, en su habitual tono jocoso dijo que "en Italia sería imposible formar un gobierno como el de Zapatero porque aquí prevalece el hombre sobre la mujer". Él, que sólo cuenta con cuatro ministras para un gobierno que estará formado por 60 personas cree que el de Zapatero es un ejecutivo "demasiado rosa".

Precisamente, una de sus ministras será la ex responsable de Igualdad de su Gobierno de 2001 a 2005, Stefania Prestigiacomo, que tiene una particular forma de ver la felicidad femenina.

En esa entrevista en la radio, el nuevo premier italiano no quiso dar nombres sobre los componentes del ejecutivo, aunque dejó claro que anto el Senado como la Cámara la ocuparán personas de su partido: "La presidencia del Senado la ocupará una persona de prestigio del partido y la presidencia de la Cámara también la tendrá alguien de mi confianza".

 Federalismo y oposición

habló esta mañana también del federalismo, idea que lanzó al aire anoche Umberto Bossi, líder de la Liga Norte, la gran ganadora de las elecciones, con una frase contundente: "hay que terminar con el centralismo de Roma para conseguir una Italia más igualitaria". Sobre esto, que a priori podría ser un punto de fricción entre los partidos que conforman la coalición del nuevo Gobierno (Pueblo de la Libertad, Liga Norte y Movimiento por la Autonomía), Berlusconi ha dicho que es "un símbolo de modernidad y un gran principio de democracia y libertad".

Mientras, se mostró partidario de colaborar con la oposición y aceptó la mano que le tendió ayer el líder de la izquierda, Walter Veltroni, quien dijo estar dispuesto a hacer una oposición constructiva.

Vuelve al club

Destronado por Prodi justo cuando su relación de amistad con Bush, Blair y Aznar estaba en su punto más álgido, Berlusconi quiere volver al club. Por eso ha celebrado y enumerado una por una las llamadas que ha recibido a lo largo del día. En especial, la del presidente de los Estados Unidos, la de su colega Putin y la de Sarkozy con el que ha tenido una charla "larga y amena". Sin duda, ambos primeros ministros, aficionados a la imagen, darán mucho que hablar en los próximos meses.

Noticias Relacionadas