Martes, 15 de Abril de 2008

F.Ordóñez resta trascendencia a la situación de préstamos a las promociones inmobiliarias

EFE ·15/04/2008 - 12:21h

EFE - El gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, durante la inauguración hoy en Madrid del XV Encuentro del Sector Financiero organizado por Deloitte, ABC, Genworth y SAP sobre "Necesidades de Evolución del Modelo de Negocio de las Entidades Financieras Españolas".

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, restó hoy trascendencia a la situación generada por los préstamos destinados a la promoción inmobiliaria, ya que, a su juicio, hay un colchón que permitiría absorber perturbaciones comparables a la peor crisis de los noventa.

Durante su intervención en el XV Encuentro del Sector Financiero, Fernández Ordóñez hacía referencia así al endurecimiento de las condiciones, por parte de las entidades financieras, para conceder créditos a las promotoras inmobiliarias.

El gobernador admitió que "la concurrencia de la maduración del ciclo inmobiliario con el desencadenamiento de las tensiones financieras internacionales ha resultado inoportuna para la economía española".

Asimismo, subrayó que las proyecciones fiscales coherentes con el previsible escenario macroeconómico apuntan a que en 2009 el superávit fiscal "podría casi desaparecer".

En este sentido, incidió en que los estabilizadores automáticos con que cuenta el Banco de España son los instrumentos más adecuados para afrontar la fase de desaceleración de la economía española.

En su opinión, estos estabilizadores automáticos "responden rápidamente al cambio de ciclo, ayudan a los agentes a formar unas expectativas correctas sobre la actuación de las autoridades públicas y fomentan la confianza".

En el mismo sentido, abogó por evitar actuaciones discrecionales de aumento del gasto público o de reducción de impuestos que vayan más allá de esos estabilizadores ya que, en su opinión, pueden comprometer el mantenimiento de la estabilidad presupuestaria y eliminar el margen de maniobra de la política fiscal.

Además, insistió en que las entidades de crédito españolas afrontan la situación actual "desde una posición de solidez, que no es sinónimo de inmunidad", y añadió que sería "imprudente e impropio de un supervisor" no considerar los posibles riesgos presentes.

Fernández Ordóñez señaló que, en la actual fase de desaceleración, es muy importante que las políticas económicas estén "sólidamente" orientadas para salvaguardar la estabilidad macroeconómica y "para impulsar medidas que mejoren el grado de competencia en el entorno en el que los agentes adoptan sus decisiones, la movilidad de los factores de producción y la flexibilidad en la fijación de precios y salarios".

Asimismo, consideró "prioritaria" la búsqueda de fórmulas que permitan recuperar la trayectoria de moderación salarial y defendió "la modificación de los sistemas de índice salarial vigentes, que tienden a prolongar la incidencia de los rebrotes inflacionistas". El gobernador reiteró su confianza en los resortes de la economía española para afrontar con éxito la "inevitable" fase de desaceleración, incluso en un contexto externo desfavorable.