Lunes, 15 de Octubre de 2007

Independientes designados por el rey y cuatro partidos en Gobierno de El Fassi

EFE ·15/10/2007 - 19:33h

EFE - El ministro del Interior de Marruecos, Chakib Benmussa (d), junto al nuevo ministro delegado de Asuntos Económicos, Nizar Baraka, en el Palacio Real de Rabat, donde el rey Mohamed VI ha presidido el nombramiento del nuevo Ejecutivo. EFE

Los ministros independientes, pero en carteras designadas por el rey Mohamed VI, y los nacionalistas del Istiqlal, vencedor de las últimas elecciones, dominan la lista, publicada hoy, del nuevo Gobierno del primer ministro Abás El Fassi.

Diez de los ministerios del Gobierno de El Fassi, que ganó los comicios legislativos del pasado 7 de septiembre, caen en manos de ministros sin adscripción política formal y se hacen cargo así de las principales carteras, que además son aquellas cuyo nombramiento decide el monarca.

Otros tres partidos políticos -la Unión Socialista de Fuerzas Populares, Reagrupación Nacional de Independientes y Partido del Progreso y el Socialismo- que formaban parte de la mayoría gubernamental saliente, se quedan con el resto de los ministerios en el Gobierno de El Fassi.

Casi una tercera parte de los ministros del nuevo Gobierno han sido designados por el rey para los sectores clave, puesto que desempeñarán lo que en este país se denominan "ministerios de soberanía".

Se trata del ministro de Interior, Chakib Benmusa, del secretario de Estado de Interior, Saad Hassar, del ministro de Exteriores, Taib Fasi Fihri, y de la secretaria de Estado de Exteriores, Latifa Ajerbach; del ministro de Asuntos Islámicos, Ahmed Taufiq, del ministro de Defensa, Abderrahman Sbai y del Secretario General del Gobierno, Abdessadaq Rabi.

Y además de estas carteras, las consideradas "ministerios de soberanía" en el anterior Gobierno presidido por Dris Yetú, el palacio real ha nombrado ahora a otros nuevos ministros, en Energía y Minas (Amina Benjadra), en Educación (Ahmed Jchichen) y en Cultura (Turía Yabran).

El nuevo Gobierno se compone de 33 ministros y secretarios de Estado y, además de los diez independientes, nueve pertenecen al nacionalista Istiqlal, seis a la Unión Socialista de Fuerzas Populares (USFP), seis a la Reagrupación Nacional de los Independientes (RNI), y dos al Partido del Progreso y del Socialismo.

Queda fuera del Gobierno el Movimiento Popular (MP), miembro de la mayoría saliente y que rechazó este fin de semana participar en el nuevo Gabinete de El Fasi.

El antiguo ministro delegado de Interior, Fuad Ali El Himma, amigo personal del rey Mohamed VI, parece convertirse ahora en una figura clave para la estabilidad del Gobierno, por su influencia sobre los elegidos como independientes.

El Himma formó en los últimos días un grupo parlamentario para apoyar a la nueva mayoría gubernamental de El Fassi y reunió en él a varios elegidos de la Cámara de Representantes procedentes de diferentes partidos después de que el partido del Movimiento Popular (MP) anunciara su decisión de pasar a la oposición.

El "hombre fuerte" del anterior Gobierno dimitió de su cargo oficial, se presentó como cabeza de una lista de tres escaños y ganó el casi 100 por cien de los votos en la circunscripción por la que se presentó en los comicios del 7 de septiembre.

El MP formaba parte de la mayoría saliente pero no aceptó la lista del Gobierno que había sido consultada por Abás con el palacio y en las que había dos ministros (Amina Benkhadra y Aziz Ajenuch), presentados como miembros de este partido pero que no estaban en sus filas.

El Gobierno de El Fasi sustituye al presidido desde 2002 por el tecnócrata sin partido Dris Yetú, quien lideró una coalición de cinco partidos desde los anteriores comicios legislativos.

El Fassi, de 67 años y secretario general del Partido Istiqlal, fue encargado con la formación del Gobierno por parte del rey el pasado 19 de septiembre, doce días después de los comicios legislativos, en los que la formación nacionalista fue el partido más votado.

El Istiqlal consiguió 52 de los 325 escaños de los que se compone la Cámara de Representantes, seguido de los 47 escaños que logró el Partido Justicia y Desarrollo (PJD, islamista moderado), que seguirá en la oposición.

Las últimas elecciones marroquíes se caracterizaron por una elevada abstención que, según datos oficiales, alcanzó el 63 por ciento de la población con derecho a voto.

El Istiqlal consiguió en los comicios un total de 52 escaños de los 325 de que se compone la Cámara de Representantes o cámara baja del Parlamento marroquí, seguido del islamista moderado Partido Justicia y Desarrollo (PJD), con 47.