Martes, 15 de Abril de 2008

Vecinos de la barriada de El Torrejón tratan de agredir al hermano del presunto asesino de Mari Luz

EFE ·15/04/2008 - 10:43h

EFE - En la imagen del pasado mes de marzo, la Policía Nacional intenta retener a unas trescientas personas tras la llegada del presunto asesino de la niña onubense Mari Luz Cortés a la Audiencia Provincial de Huelva.

Un grupo de vecinos de la barriada de El Torrejón han tratado de agredir en las últimas horas a Francisco del Valle, hermano del presunto asesino de la niña Mari Luz Cortés, y a varios miembros de su familia.

Los altercados en el domicilio de Francisco del Valle comenzaron en torno a las 23:30 horas de ayer cuando un grupo de "exaltados", conformado por una cien personas, trataron de acceder a la vivienda tirando la puerta abajo para agredirle.

Los hechos motivaron la presencia en la barriada de agentes de la Policía Nacional y la de los antidisturbios, sin que por el momento se conozca si se han practicado o no detenciones relacionadas con los mismos.

Según ha explicado a los periodistas Francisco del Valle -casado y con tres hijos, que se dedica a hacer chapuzas como pintor-, ayer por la tarde ya "intentaron agredir a mi mujer y a mi hija de 17 años", sin embargo los altercados más graves se produjeron por la noche.

Sobre las 23:30 horas, ha relatado, un grupo de personas subió a su casa para intentar agredirle, "yo sujeté la puerta mientras mi mujer llamaba a la Policía", al tiempo que destrozaban las macetas que había en el rellano; mientras que otro grupo concentrado en la plaza en la que se ubica el edificio de viviendas en el que reside tiraba piedras y lo llamaba "encubridor".

Del Valle, quien ha destacado que "nunca ha tenido problemas con los vecinos ni con las autoridades judiciales", ha asegurado que desde el primer momento ha colaborado con la Policía en el caso de Mari Luz, y ha precisado que está "dispuesto a testificar" contra su hermano, dando a entender que lo que desea es que finalice todo esto.

Y es que, desde que se supo de la detención de Santiago y Rosa del Valle por la muerte de la menor, Francisco ha perdido el trabajo y "muchos días los niños no pueden ir a clase por miedo", por lo que se encuentran a la espera de que se le adjudique un piso por parte de la Junta de Andalucía para poderse machar de la barriada.