Lunes, 14 de Abril de 2008

Mueren doce milicianos kurdos en un atentado con coche bomba en el norte de Irak

EFE ·14/04/2008 - 11:04h

EFE - Un grupo de soldados británicos ayuda a varios milicianos iraquíes a construir una base militar en Basora, al sur de Irak, ayer domingo 13 de abril. Las fuerzas de seguridad iraquíes han levantado varios cuarteles en zonas donde han tenido lugar enfrentamientos entre militares iraquíes y el ejército Mahdi en Basora.

Al menos doce miembros de las milicias kurdas iraquíes "pechmergas" murieron hoy en un atentado con coche bomba que estalló al paso de un convoy, cerca de la frontera con Siria, informaron fuentes de seguridad locales.

El ataque tuvo lugar en el área de Rabiat, a unos 100 kilómetros al oeste de Mosul, capital de Ninive, en el norte de Irak, precisaron las fuentes, que indicaron que dos milicianos resultaron heridos en el suceso.

Asimismo, indicaron que la detonación destruyó el camión en que las víctimas se trasladaban.

El atentado tiene lugar poco después de que portavoces de seguridad informasen de que una persona muriese y otras dieciséis resultasen heridas en el estallido consecutivo de cinco coches bomba en diversos puntos de Mosul.

Según su relato, el primer vehículo cargado de explosivos estalló en el barrio Al Muzana, en el noreste de la ciudad, y causó la muerte de un civil y heridos otros seis, además de destrozos en tiendas comerciales y coches.

Diez minutos después diez personas -entre ellas dos policías- sufrieron heridas de diversa consideración por el estallido de un coche bomba en el área de Al Akidat, en el suroeste de Mosul.

Asimismo, un vehículo con explosivos detonó cinco minutos después en la zona de Al Mahata, también ubicada en el suroeste de la ciudad, pero sólo causó daños materiales, subrayaron las fuentes.

Los otros dos coches bomba fueron desactivados por artificieros de la policía iraquí en el área Charea Bagdad, en el sur de Mosul.

Según las fuentes, las fuerzas de seguridad habían sido informadas sobre esos cinco vehículos, pero sólo alcanzaron a desactivar los dos últimos.

Por otra parte, el primer ministro iraquí Nuri al Maliki encabezó hoy una reunión en Bagdad, en la que participaron el vicepresidente suní, Tarek al Hachemi, y otros responsables de los ministerios de Interior y de Defensa.