Lunes, 14 de Abril de 2008

Berlusconi gana las elecciones y tiende una mano a Veltroni

La coalición de derechas que formó el líder del Partido de la Libertad ofrece diálogo a la izquierda, mientras que Veltroni anuncia una oposición constructiva. La Liga Norte es la gran triunfadora de los comicios

MAR CENTENERA ·14/04/2008 - 07:48h

 

Silvio Berlusconi se convertirá por tercera vez en el primer ministro de Italia. Proclamó su voluntad de "modernizar el país en los próximos cinco años". La coalición conservadora que dirige, el Pueblo de la Libertad (PdL), obtendrá la mayoría absoluta en el Congreso y se hará también con el control del Senado si se confirman los resultados provisionales, que le dan siete puntos de ventaja sobre Walter Veltroni, líder del Partido Democrático (PD).


El líder de centroizquierda reconoció su derrota y llamó a Berlusconi para felicitarle. "El resultado es claro aunque tenemos que esperar los datos definitivos: la derecha gobernará el país", dijo.

A sus 71 años, pero más joven que nunca gracias a la cirugía estética, Berlusconi ha vuelto a seducir a los italianos. El líder conservador se declaró "conmovido por los resultados" y anunció su intención de empezar a trabajar lo antes posible. Una de las primeras tareas será solucionar la crisis de la basura en el sur del país, dijo Berlusconi.

Il Cavaliere, quien gobernará con el apoyo del partido federalista de Umberto Bossi, la Liga Norte, señaló que "vendrán años difíciles" y prometió dar ayudas a las familias, en especial a los ancianos y a los jóvenes.

Como en elecciones anteriores, Berlusconi alcanzó sus mejores resultados en el norte, la región más rica e industrializada, a la que le debe su éxito. "Italia no se puede gobernar sin el apoyo del norte pujante", sostiene Stefano Folli, director del diario económico Il Sole 24 Ore.

En el Congreso el escrutinio deja unos porcentajes del 46,7% para Berlusconi y del 37,7% para Veltroni. En la Cámara alta, las cifras han sido del 47,3% a 38,01%.


Veltroni ofrece colaboración

Y es a ese norte pudiente, que se siente amenazado por la globalización y a la crisis económica de la península, al que deberá responder cuando asuma el Gobierno. Veltroni tendió la mano a los vencedores para colaborar: "Haremos oposición como una gran fuerza reformista pero renovamos nuestra plena disponibilidad para afrontar inmediatamente las reformas que necesita el país".

La gran perdedora de las elecciones es la Izquierda Arco Iris, que podría quedarse sin representación en el Congreso si no alcanza el 4% de los votos. Su líder, Fausto Bertinotti, reconoció que era una "derrota absoluta" y anunció su dimisión. Bertinotti señaló que "la izquierda no ha sabido entender los cambios de la sociedad italiana".

También dimitió Enrico Boselli, el líder del Partido Socialista, después de que su formación no llegase ni siquiera al 1% de los votos.

 "Basta de centralismo"

Uno de los grandes vencedores de estos comicios sería la Liga Norte de Umberto Bossi, que obtiene un considerable ascenso con respecto a las anteriores elecciones (obtendría más del doble de votos que en 2006, del 4,8% al 9,43% ). Una Liga Norte que, según Bossi, piensa a postar en el Gobierno por "terminar con el centralismo de Roma".

La liga Norte apuesta por una cierta independencia para las regiones del Norte del País, por eso, Bossi hablaba de alcanzar un "federalismo económico" y crear así un país "más igualitario", lo que no deja de ser una contradicción.

Noticias Relacionadas